Gonzalo Pérez Bejar / Bolivia Digital

Sin las medidas del estado de emergencia sanitaria y la cuarentena total los casos de personas con el coronavirus se hubieran triplicado, aseguró hoy el ministro de Salud, Marcelo Navajas. La autoridad valoró, de ese modo, “el sacrificio” que hizo el país en este tiempo.

“La curva está en ascenso lento, y si bien hay más casos es lógico sobre 11 millones de personas (…). Es una curva con cuarentena, si nosotros podríamos proyectar esa curva sin cuarentena el número podría triplicarse”, declaró en el programa Primero la Verdad, que se difunde por Bolivia TV.

Indicó que las medidas “muy duras” permitieron el espacio necesario de poner en marcha un sistema de salud necesario para atender la emergencia y aplazar la llegada de los picos mayores de contagios.

“Ahora tendremos la oportunidad de contar con mayor equipamiento y mayores recursos para enfrentar esto (la pandemia)”, sostuvo la autoridad.

Lamentó que a la par de los casos hayan fallecidos, porque es una tragedia que no se puede evitar.
“Si toda la población hubiera acatado la cuarentena en forma más disciplinada los números serían menores”, recomendó.

La tasa de letalidad de esta enfermedad ronda el 5%, un indicador menor a muchos países europeos en los que el sistema de salud fue desbordado. Además, en el país el número de fallecidos es menor a la cantidad de pacientes que se recuperan.

“El coronavirus no es cualquier virus que llega y se va, es una enfermedad que vino para quedarse, por lo que en un tiempo todos deben adquirir anticuerpos para defenderse”, afirmó.

En cuanto a la posibilidad de levantar o flexibilizar la cuarentena, el ministro Navajas dijo: “No podemos tener una serie de factores rígidos, pero se podría flexibilizar” con la ayuda de sectores como el comercio informal o transportistas.

Si los números se disparan, y si la población no se cuida, tenemos que volver a endurecer ciertas medidas. Lo único es pedir a todos ellos un sacrificio”, sostuvo la autoridad.

“Tampoco podemos vivir en cuarentena indefinida, eso es imposible, la cuarentena se va a empezar a flexibilizar y se trabaja en una serie de aspectos y sabemos que subirán los casos cuando se flexibilice, y a eso no podemos jugarnos”, dijo y mencionó que la flexibilización debe ser paulatina.

Estas cifras, de acuerdo con el más reciente informe de ese despacho de Estado, reflejan indicadores por debajo de las proyecciones fijadas por la Organización Mundial de la Salud, que apuntaban a más de 1.000 infectados en estas fechas, contemplando las medidas de cuarentena.

Los bolivianos permanecen en estado de emergencia sanitaria y cuarentena total desde el 22 de marzo, cuando el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez asumió esa medida para contrarrestar la expansión de la pandemia.