Foto referencial de una olla comun. (Rpp)

Erika Ibargüen / Bolivia Digital

Con el objetivo de ayudar con un ‘granito de arena’ y aliviar el hambre de las personas más necesitadas, sobre todo en esta cuarentena de más de un mes, la Asociación Gastronómica, garzones y ramas afines y la Asociación de chef en Cochabamba, a iniciativa propia, preparó 1.000 platos con sabor valluno para distribuirlos.

Diego Murillo, representante de La Riviera – Centro de Eventos y Convenciones, que ayuda en esta iniciativa consiguiendo los ingredientes, manifestó que la intensión es preparar otros 1.000 platos más el lunes y repartirlos al igual que se lo hizo hoy.

“Las personas que preparan los alimentos tienen muy buena mano y la comida queda exquisita, hoy se prepararon algunos platos típicos, guisos con mucho sabor cochabambino. Estamos seguros de que las personas que tengan la oportunidad de recibir una ración quedarán muy contentas”, dijo Murillo.

Agregó que estos platos son preparados con mucho cariño para aquellas personas que la están pasando muy mal. «Hemos reunido todos los ingredientes, también han sido donaciones de gente con gran corazón, todo esto es parte de nuestra solidaridad para quienes lo necesitan”, sostuvo.

Murillo presta la cocina y además los alimentos que va acumulando durante la semana para poder usarlos en esta acción.

Por otra parte, al menos 300 afiliados del sector gastronómico 8 de Diciembre recibirán a partir del viernes de la siguiente semana un canastón preparado por empresas como Singani los Parrales y bebidas bolivianas BBO.