Entrega de los insumos y equipos para la atención de enfermos con coronavirus. Foto Gobernación de Tarija

Ericka Ibarguen / Bolivia Digital

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Tarija invirtió Bs 15 millones para equipar espacios adecuados y atender los posibles casos de coronavirus sin correr riesgos.

El responsable del Sedes de esa ciudad manifestó que se equiparon algunas salas y se cuenta con equipos y material para poder atender la pandemia.

Cuando se emitió el decreto de emergencia, el Sedes analizó cuál era el eslabón más débil e identificaron que se trataba del área de terapia intensiva, ya que debían tener un espacio propio para enfermos de COVID-19 y no podían confundirlos con pacientes comunes, lo que motivó a realizar esta inversión.

Para tal efecto se compraron 33 unidades de terapia intensiva y otros equipos complementarios como rayos X y ecógrafos para la respectiva atención médica.

También acondicionaron la sala de terapia intensiva con 14 camas que están listas para poder recibir a pacientes.

El personal médico también está preparado para el manejo de los insumos, además de que la infraestructura cuenta con una sala de aislamiento.

“Ahora el Sedes cuenta con una sala grande que tendrá 8 camas y una sala más pequeña con dos para dializar, y otras dos salas más para 14 pacientes que posiblemente lleguen en grupo y se los pueda atender a todos”, aclaró uno de los médicos de turno.

Además, se cuenta con un laboratorio equipado con todo lo necesario para tal caso.

Calles de Tarija

En relación al comportamiento de las personas en este fin de semana, el coronel Edwin Salazar, comandante de la Brigada Aérea, resalto el comportamiento de los ciudadanos, los que no salieron de sus casas.

“La avenida Circunvalación, que es la principal, se encuentra vacía. Se están organizando mas grupo de efectivos para patrullar otros puntos de la ciudad, haremos que se cumpla el Decreto Supremo 2400”, afirmó.

Comento que la población obedeció las medidas y destacó que las personas agradecen la labor que está cumpliendo las Fuerzas Armadas y la Policía, las que tienen la facultad de detener a quienes incumplan la norma, porque esto se trata de preservar la salud de todos.