El TSE destacó la labor que realizó el obispo de El Alto, monseñor Eugenio Scarpellini, para facilitar los acuerdos con las organizaciones políticas y las candidaturas para definir las elecciones generales del 2020. (Foto: Internet)

Bolivia Digital

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) destacó, este miércoles, la labor que realizó el obispo de El Alto, monseñor Eugenio Scarpellini, para facilitar los acuerdos con las organizaciones políticas y las candidaturas para definir las elecciones generales del 2020.

«Acompañamos con solidaridad a la Iglesia así como a sus habitantes de la ciudad de El Alto, con quienes compartió el día a día de su amor al prójimo», señala el comunicado del Órgano Electoral.

Tras la aprehensión de los exvocales del Órgano Electoral en noviembre del 2019, investigados por la presunta manipulación de los resultados de las elecciones generales del 20 de octubre, el Legislativo y el Gobierno se pusieron de acuerdo para publicar la convocatoria de selecciones y designación de nuevos vocales del ente electoral.

Junto con la Unión Europea (UE) y otros organismos internacionales, el obispo acompañó el proceso de elección de los nuevos vocales del TSE, siempre instando a que los diferentes sectores movilizados depongan sus discursos de llamado a la violencia.

El 19 de diciembre de 2019, la Asamblea Legislativa designó a las nuevas autoridades del ente electoral. En ese acto estuvieron presentes los representantes de organismos internacionales y Scarpellini, donde observó con cautela todo el proceso de votación de los legisladores.

El obispo de la diócesis de El Alto también fue actor fundamental de las
negociaciones entre diferentes sectores, tras la renuncia y posterior salida del
país de Evo Morales, acusado por “fraude” en las elecciones generales del
20 de octubre. (Foto: Internet)

A partir de entonces, Scarpellini tuvo varios encuentros con las organizaciones políticas y los candidatos para establecer una fecha para las elecciones generales de la presente gestión, que estaba previstas para el 3 de mayo pero fue postergada por la pandemia del coronavirus.

En una entrevista con el periódico católico La Brújula Cotidiana contó su experiencia para pacificar el país, afirmó que se logró esa situación cuando se logra la aprobación de una ley de convocatoria a elecciones y la designación de los nuevos vocales del TSE.

«¿Cuándo logramos superar este dramático momento? Cuando logramos obtener la nueva ley electoral a través del Parlamento. De hecho, un poco antes, cuando logramos escribir una ley para garantizar el respeto a la diversidad de pensamiento, a la libertad de prensa, para evitar la persecución política y garantizar un eventual salvoconducto para algunos dirigentes. Esta ley, junto con la promulgación de la ley electoral, encaminó el país hacia las elecciones y la pacificación», precisó en la entrevista.

Mediador

El obispo de la diócesis de El Alto también fue actor fundamental de las negociaciones entre diferentes sectores, tras la renuncia y posterior salida del país de Evo Morales, acusado por “fraude” en las elecciones generales del 20 de octubre.

“Su presencia fue clave en el proceso de pacificación de finales del año pasado. Que su legado ayude a seguir construyendo un futuro de paz”, publicó en su cuenta de Twitter, la misión de la Unión Europea (UE) en Bolivia, al enterarse de su deceso.

El líder religioso también fue quien ofició una misa para las víctimas de Senkata, que perdieron la vida tras la salida de un convoy de hidrocarburos hacia La Paz. En ese entonces, también abogó por evitar los hechos de violencia. “No puede haber paz sin justicia”, dijo en marzo de este año.

Nació el 8 de enero de 1954 en Bérgamo-Italia y llegó al país en 1988. Eugenio Scarpellini estuvo en el país durante 32 años, una parte de ese tiempo lo pasó en El Alto.