Utilizar la salud de una persona, calumniar un proceso que está siendo llevado delante de manera adecuada y profesional y tratar de magnificar una renuncia que por ningún motivo tiene que ver con el Censo de Población y Vivienda 2022, es otra de las artimañas viles y bajas que utilizan la derecha y sus medios de comunicación con el objetivo de desprestigiar el trabajo desarrollado por el Estado.

Desde los primeros días de mayo, Humberto Arandia, director del Instituto Nacional de Estadística (INE), se encuentra con baja médica porque sufrió un accidente en la rodilla, además en meses anteriores sufrió problemas neurológicos.

Es por este motivo que, como cualquier persona que se preocupa por su salud y obviamente no quiere perjudicar el trabajo que lleva adelante la institución, dado que su estado todavía requiere atención, presentó anteriormente su renuncia al cargo, esperando que se le informe sobre la decisión final al respecto.

 Pero esto fue tomado como algo negativo, como manifestó el alcalde de La Paz, Iván Arias, en sus cuentas personales: “Es un rodillazo al Censo, es un rodillazo en pleno proceso, esto nos pone en una situación de incertidumbre ante un evento tan importante, qué pena, no sé qué dirá el Gobierno pero yo digo es un golpe muy doloroso a un proceso que ya venía plegado de dudas y susceptibilidades”.

 Esta clase de declaraciones, que busca generar desconfianza en la población, no toma en cuenta ni siquiera el espacio personal de cada persona, ni su dolor, sea autoridad o no. La oposición no tiene reparos en utilizar estos eventos fortuitos y de dolor para algunos para convertirlos en mera polémica.

“Tengo que dejar claramente establecido ante toda la población que el Censo, en primera instancia, es un trabajo en curso que ya comenzó como tal; segundo, el Censo, desde un punto de vista técnico, se encuentra garantizado y avalado por los mejores profesionales”, fue la aclaración que hizo Arandia, obligado a tocar temas personales para aclarar ante la oleada de críticas de la derecha, lo que pone en evidencia que la oposición usa su estado de salud solo para atacar al proceso censal.

Ya lo dijo anteriormente el concejal Pierre Chain: “El Alcalde está equivocado de ubicación, ahora quiere ser director del INE. Lo único que quiere es hacer política.

Como no puede hacer gestión, ha salido a decir que en 10 años La Paz perdió mil millones de bolivianos que nadie sabe de dónde salieron”.

Para transparentar el proceso censal, el Ministerio de Planificación del Desarrollo conformó una comisión internacional de alto nivel compuesta por representantes de organismos internacionales en materia censal, como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade), Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial (BM) y el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata) para hacer seguimiento del proceso y cuyo objetivo es velar por la idoneidad, transparencia y calidad en el marco de los más altos estándares internacionales.

 El trabajo se lo hace verificando todos los detalles, ya que esta información servirá para tener una radiografía exacta del país y así mejorar la distribución de recursos, entre otras acciones necesarias para mejorar la calidad de vida de los bolivianos.

Lamentablemente, esta clase de acciones se seguirán viendo durante estos meses, ya que la derecha, al no poder criticar la gestión del Gobierno, busca excusas para generar convulsión, principalmente autoridades que ni siquiera pueden dar solución a sus conflictos municipales o incluso departamentales.