POL11-F1-VOTACION - JALLASI

 

Redacción central – Edición impresa

El gobierno de la presidenta Jeanine Áñez cumplirá con la convocatoria a elecciones se llegue o no a un consenso con la bancada del Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) en la Asamblea Legislativa Plurinacional, toda vez que no hay acuerdos para viabilizar reformas a la Ley del Régimen Electoral.

Según el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, existe la imposibilidad de avanzar con el MAS-IPSP en un acuerdo para encaminar reformas a la Ley del Régimen Electoral, por lo que dijo que el Gobierno busca otros mecanismos de solución que permitan poner fecha y llamar a la brevedad posible a las elecciones generales.

Justiniano sostuvo que hablar con la bancada del MAS-IPSP se puso “difícil”, ya que para llamar a elecciones previamente se necesita dictar una ley que acorte plazos, pues con la actual norma se requiere convocar con 150 días de anticipación, y el mandato de la presidenta Jeanine Áñez es apenas de 90 días.

“Lamentablemente, no existe un avance con la bancada del MAS-IPSP en este sentido y se constituyen en un elemento esencial, sin ellos es imposible lograr ese avance legislativo. Estamos tratando de buscar otros mecanismos de solución que permitan llamar a la brevedad, y sobre todo señalar una fecha concreta  para los comicios” declaró.

Para el diputado de Unidad Demócrata (UD) Gonzalo Barrientos, una de las posibilidades es que la mandataria Jeanine Áñez convoque a elecciones a través de un decreto, en caso de no llegar a un acuerdo con sus colegas del MAS-IPSP.

“La Presidenta puede convocar en un plazo de 90 días, como establece la Constitución Política del Estado, y el instrumento legal es el decreto supremo, en caso de que no exista consenso con la bancada del MAS-IPSP”, declaró.

En su criterio, la CPE establece los plazos que se deben cumplir y a partir de ese instrumento legal el Órgano Ejecutivo, previo consenso con los comités cívicos del país y representantes de partidos políticos, ponerse de acuerdo para elegir a ciudadanos notables que conformen el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Plan b

Para el jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, lo ideal para resolver la actual crisis del país sería la pronta convocatoria a comicios; pero si no existe la voluntad política, lo mejor sería contar con un plan B.

“Lo ideal sería que se hiciera en el parlamento por medio de un acuerdo, pero si hay gente que quiere sabotear esta posibilidad, entonces tenemos que tener un plan B”, explicó en declaraciones a radio Panamericana.

Indicó que en este caso ya existe un antecedente como la convocatoria a elecciones realizada por el presidente Eduardo Rodríguez Veltzé en 2005, y consiste en formar un Tribunal Electoral por decreto supremo —como ocurrió con la designación de magistrados por Evo Morales— y preparar con estos vocales otro decreto que convoque a elecciones el 2 de diciembre.

“Creo que el Gobierno interino debería proceder de esta manera para mostrar a todos, dentro y fuera del país, que el camino a la democracia es irreversible”, sostuvo Doria Medina.