Pobladores de Entre Ríos protagonizan agresiones contra efectivos de UMOPAR en marzo de 2019. (Foto: Archivo Unitel).

Reynaldo González / Bolivia digital

Una patrulla de la Unidad Móvil Policial para Áreas Rurales (Umopar) fue emboscada en los alrededores de la comunidad de Entre Ríos, en el Trópico de Cochabamba, en horas de la noche, reportó Bolivia TV.

Según la versión periodística, la patrulla se dirigía a esta región en un operativo antidroga con el objetivo de encontrar una fábrica de pasta base de cocaína.

En el hecho, comunarios de la región cometieron amenazas y agresiones físicas a los efectivos policiales y se reportaron amagues de enfrentamientos que no llegaron a mayores, se informó desde la zona.

Trascendió, asimismo, que en el hecho los agentes policiales habrían sido amedrentados con disparos de arma de fuego y que su vehículo habría sufrido daños de consideración.

Como resultado de los hechos, se detuvo a dos personas en posesión de un arma de fuego y droga. Los detenidos fueron puestos ante las autoridades correspondientes para iniciar las investigaciones.

El hecho tomó lugar a menos de 24 horas después de que autoridades nacionales y dirigentes cocaleros de la zona llegaran a un acuerdo para permitir el retorno de la Policía Boliviana a la zona ante amenazas de grupos de comunarios registradas la pasada semana.

Hace seis días, pobladores del municipio de Shinahota expulsaron bajo amenazas de muerte y agresiones físicas a 85 efectivos policiales bajo el pretexto de que su presencia en el lugar no habría sido «coordinada» con la dirigencia sindical del sector. Autoridades nacionales reaccionaron afirmando que las fuerzas del orden pueden circular libremente por cualquier sector del territorio nacional y que la presencia de efectivos policiales en la zona es imprescindible ante la emergencia del coronavirus (COVID-19).