Eco 4 -F1- Soya_Archivo

 

Redacción central – redacción central

Organizaciones productivas del país afirmaron que el gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) postergó el desarrollo y crecimiento del aparato productivo y empresarial de Bolivia con políticas de restricción a las exportaciones, ahogo financiero (impuestos e incremento salarial) y falta de incentivos.

Fernando Hurtado, presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), mencionó que en 14 años de gobierno del MAS se priorizó la actuación del sector público en la economía antes de darle las condiciones al sector privado para incrementar la productividad e ingresos para el país.

“Distintos sectores de la economía nacional se vieron afectados por políticas de corto plazo que en lugar de favorecer la creación de empleos sostenibles y de calidad, generaron dependencia a bonos y subsidios. Y que, en lugar de crear un ambiente propicio para la inversión, generaban un círculo vicioso y un estancamiento de la inversión privada”, dijo.

Estancamiento

Hurtado explicó que cuando se tuvo el auge económico por la subida de los precios internacionales a los hidrocarburos y minerales (2008-2014) desde el sector empresarial se reclamó mejores condiciones para dinamizar la industria, el comercio y los servicios; mientras que  desde el otro lado se imponían instituciones estatales como la Autoridad del Juego y de Empresas que lejos de cumplir su rol regulatorio y  brindar servicios que dinamicen la economía, se relacionaban de forma coercitiva con empresas de todo tamaño, extralimitando sus atribuciones con multas y sanciones desproporcionadas.

“Muchas de las medidas para importación y exportación que se impusieron, lo que hicieron fue incentivar el contrabando disminuyendo la productividad y competitividad de las empresas nacionales”, precisó el titular de la Cainco.

Por otra parte, el gerente general de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Gustavo Jáuregui, apuntó que en el gobierno del MAS hubo una ausencia de articulación público–privada  denotada por la falta de apertura del Gobierno a dialogar con el sector empresarial.

Además de una fuerte política regulatoria (laboral, tributaria, sectorial y otros), como la aplicación de medidas que hicieron perder competitividad a las industrias, como por ejemplo altos costos laborales (incrementos salariales, segundo aguinaldo), alta presión impositiva y ausencia de incentivos.

No se aprovechó el auge

Para el presidente de la Cámara Nacional de Despachantes de Aduanas (CNDA), Antonio Rocha, la bonanza económica que alcanzó Bolivia (2008-2014) no fue aprovechada por el gobierno del MAS, pues no se tuvo la capacidad de invertir en sectores altamente competitivos como producción y exportación.

“Si nos ponemos a evaluar  en cuánto ha crecido la superficie cultivada del sector agrícola en el país, vemos que no ha crecido nada; cuánto ha crecido la producción industrial y el nivel de exportación, nada (…). Pero, producto del consumo interno sí ha crecido la banca y la construcción”, enfatizó Rocha.

A decir del empresario aduanero, por 14 años se postergó el desarrollo de la actividad productiva y empresarial del país, y no se la atendió positivamente, “hubo mucha presión fiscal, no se controló el contrabando y eso ocasionó que pierda competitividad”. Acotó que pese a ello el sector se dio modos para afrontar la situación.

Se busca subir exportaciones y la inversión

Ante este panorama, autoridades del Gobierno y empresarios  acordaron encarar un  trabajo conjunto para mejorar e incrementar la producción nacional, ampliar las exportaciones y atraer mayores inversiones.

El viceministro de Comercio Exterior e Integración, Carlos Zannier,  mencionó que como país productor se perdió mucho tiempo, pues las naciones que no negocian acuerdos comerciales pierden competitividad.

El presidente de la CNDA dijo que el país tiene potencia para recuperar el ritmo de crecimiento de los anteriores años, así como para ampliar y mejorar su productividad y exportaciones.