Ejecutivos de la Cámara Nacional de Comercio en conferencia de prensa.

Bolivia Digital

Para contribuir con soluciones y propuestas para superar los efectos del coronavirus, así como para construir de manera colectiva un nuevo modelo de desarrollo de país, la Cámara Nacional de Comercio (CNC) presentó ante el Ministerio de Economía el resumen del documento Propuesta del Sector Empresarial Nacional-Una Mirada más allá de la Emergencia, que incluye iniciativas de corto y mediano plazo para enfrentar un desafío económico sin precedentes en la historia del país.

En la misiva enviada a la cartera de Economía, la CNC, consciente de los efectos negativos de la epidemia mundial del COVID-19, plantea el reto de construir un nuevo modelo de desarrollo basado en la formalidad, la innovación y el emprendimiento.

“Somos conscientes plenamente de que mientras no se controle la emergencia sanitaria, cualquier plan para reactivar la economía será insuficiente. Sin embargo, resulta un deber esencial para una institución centenaria como la CNC plantear una visión de desarrollo inclusivo que permita reconstruir la economía después de que se controle la epidemia”, refiere parte del reporte.

En tal sentido, el documento recoge propuestas y sugerencias de los representantes de las cámaras departamentales de comercio e industria del país y de centenares de empresarios que hicieron llegar a la Cámara sus puntos de vista a través del canal digital habilitado por la CNC durante la emergencia (www.cnc.bo/cncenacción).

Las sugerencias se dividen en cinco acciones de efecto inmediato para su ejecución a corto plazo (12 meses) y ocho acciones a mediano plazo para impulsar el cambio en el modelo de desarrollo del país.

Acciones de efecto inmediato

El fin es evitar la pérdida de liquidez de las industrias y garantizar la estabilidad laboral; en esa línea se plantea crear el Comité Interinstitucional de Emergencia para la Recuperación Económica y del Empleo en Bolivia (Ciere), liderado por el Ministerio de Economía y con la participación de instituciones públicas y privadas, dedicado a analizar, diseñar e implementar medidas que atenúen el impacto de la recesión económica mundial en la economía nacional generada a partir de la emergencia sanitaria del COVID-19.

La segunda acción es generar líneas de crédito, a través de entidades financieras, para la reposición de liquidez en las empresas, con enfoque esencial en las micro, pequeñas y medianas empresas del sector formal de la economía, con planes de acceso rápido y tasas preferentes para garantizar el pago de obligaciones (pago a personal, proveedores, entre otros).

Además de un fondo de crédito revolvente (un tipo de crédito que no tiene un número fijo de cuotas en contraste con el crédito convencional) para empresas importadoras de sectores de alta demanda que permitan apoyar líneas de importación de corto plazo, minimicen el riesgo cambiario y permitan la reducción de cuentas por pagar a proveedores.

La tercera se refiere a la reducción de impuestos a sectores de comercio, servicios y turismo, según la siguiente propuesta: Reducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 13% al 10%, eliminar el Impuesto a las Transacciones (IT), eliminar el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF), reducir el Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) del 25% al 15% y permitir el descargo de IVA sin restricciones en todos los rubros.

Como cuarta acción se sugiere la flexibilización laboral y fondo de apoyo al empleo formal; eximir de pagos de AFP y seguridad social por un período de 12 meses en sectores altamente afectados por la epidemia. Permitir dar vacaciones colectivas y/o anticipadas a personal de las empresas afectadas por la epidemia.

Así como la creación de un fondo estatal para apoyo al empleo formal que asuma el haber básico del tiempo que dure la cuarentena de todos los trabajadores del sector y de esta manera garantizar la estabilidad laboral. Cambio en el método de cálculo de subsidios para reducir presión financiera sobre el empresario y el congelamiento del incremento salarial 2020.

La última se refiere al impulso a la Inversión Formal Post-Covid con la aplicación de tarifas solidarias reducidas de servicios básicos en el sector empresarial durante la crisis. Crear políticas de compra estatal para empresas formales de todos los sectores con presupuestos y licitaciones en línea. Prórroga de plazos de al menos tres meses para la actualización de matrícula de comercio en Fundempresa.

A estos se sugiere otorgar una prórroga del plazo establecido en el Código de Comercio (90 días a partir del cierre de gestión) para que las sociedades comerciales (SA y SRL) aprueben sus estados financieros (Resolución de la AEMP), suspensión de al menos 12 meses de inspecciones de la Autoridad de Fiscalización y Control de Empresas (AEMP) y la Autoridad de Fiscalización y Control del Juego (AJ), y la suspensión del pago de Impuesto al Juego por 12 meses para las promociones empresariales.

Acciones para el cambio de modelo

La propuesta de la CNC contiene ocho acciones a desarrollar a mediano plazo para transformar el modelo de desarrollo nacional: 1) Reducción del Gasto Público y Renegociación de la Deuda Externa: 2) Autonomías y Pacto Fiscal (para potenciar la capacidad de reacción e inversión en las regiones). 3) Formalización e Impulso de la Inversión Privada. 4) Desarrollo y fortalecimiento de la logística del comercio desde la perspectiva nacional y regional. 5) Acceso a créditos para digitalización e innovación. 6) Reducción de impuestos para empresas y cambios en materia tributaria. 7) Modernización del código laboral, código de comercio y código tributario. 8) Inversión en salud, con una mirada empresarial y social para generar un plan de inversiones.