Una vista del cuerpo desenterrado (Foto: Fiscalía General)

Fernando del Carpio / Bolivia Digital

La muerte de un joven de 27 años que habría sido enterrado con vida, aparentemente, por comunarios de Chalviri, del municipio de Sacaba, luego de haber sido denunciado por el robo de una motocicleta, es investigada por la Fiscalía Departamental de Cochabamba.

El Ministerio Público, mediante un comunicado de prensa, informó hoy que los responsables de este hecho afrontarán un proceso por el delito de asesinato.

“Lamentamos que se confunda este tipo de hechos con la justicia comunitaria y se incurra en el delito de asesinato. Habiendo tomado conocimiento del hecho, el viernes 8 de mayo mi persona junto con la policía nos dirigimos a Chalviri, pero no pudimos llegar porque el dirigente máximo de las comunidades aledañas, Francisco L., nos informó de la existencia de aproximadamente 250 personas que se encontraban enardecidas por el hecho suscitado en su comunidad y por ello ya no pudimos seguir», dijo la fiscal de materia Mónica López.

De acuerdo con la investigación, Celso C. R. fue retenido el jueves por los comunarios de Chalviri, perteneciente al municipio de Sacaba, después de ser denunciado por el robo de una motocicleta. Los presuntos propietarios reclamaron esta situación a los dirigentes del lugar y los comunarios, al enterarse que el sospechoso era reincidente y que tenía otras denuncias por el delito de robo, determinaron enterrar al joven, pero la situación desencadenó en su muerte.

Los efectivos policiales recuperaron el cuerpo de la víctima la madrugada de este sábado, y de inmediato lo trasladaron al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para su respectiva autopsia de ley.

El informe forense certifica que Celso C.R. falleció por anoxia anóxica, asfixia por sepultamiento. El acta de autopsia refiere que se encontró tierra en la cavidad bucal, es decir en la lengua y la tráquea.