Profesionales realizan el apoyo psicológico en la ciudad de El Alto a través de una línea telefónica. (Foto: RRSS)

Psicólogos atienden las 24 horas problemas de ansiedad que derivan en depresión y estallan generalmente durante la noche y madrugada.

Veiska Soto Morales / Bolivia Digital

Sentir ansiedad, nerviosismo, agitación, tristeza, ira, entre otras emociones, es normal frente a situaciones tan extremas como la que se atraviesa con la pandemia por el COVID-19 y la situación de confinamiento que supone.

Puede que estas sensaciones asusten, pero se trata de reacciones normales frente a situaciones inusuales y de crisis grave que suponen afrontar niveles extremos de incertidumbre y estrés.

La buena salud mental y el bienestar positivo son clave para la resiliencia durante la pandemia de coronavirus, por ello, hace 11 días la Alcaldía de la ciudad de El Alto habilitó la línea gratuita 800 148137 de apoyo psicológico “Yo te escucho”, que a la fecha atendió más de 190 llamadas de ciudadanos, informó Dorian Ulloa, secretario municipal de Seguridad Ciudadana.

“Sentirte así en una circunstancia tan complicada como la que estamos viviendo y experimentar un cierto nivel de ansiedad genera, de acuerdo con las llamadas recibidas, hechos de violencia en los hogares. Estos cambios tienen que salir por algún lado, no se quedan dentro de nosotros”, afirmó Ulloa.

De las 190 llamadas recibidas, incluso del interior del país y provincias al centro de apoyo que es atendido por dos psicólogas del municipio alteño durante las 24 horas, 102 corresponden a varones y 88 a mujeres.

“Nada tiene que ver el machismo, a los hombres nos está golpeando esto de manera muy dura (…) Muchos varones que llaman dicen no estoy mal, pero en las noches me da una opresión en el pecho, pero esas son señales del estrés, del nivel de ansiedad que estamos viviendo (…). ¿Qué pasa si me despiden? ¿Dónde voy a conseguir trabajo? Hay temor, no estábamos preparados para un manejo de crisis tan grande”, dijo Ulloa.

El Director de Seguridad Ciudadana relató que en uno de los casos atendidos se identificó un caso de abuso infantil.

“Una mujer preocupada por la actitud rara de su hijo con su otra hijita menor llamó a la línea gratuita ‘Yo te escucho’ y junto a la psicóloga y el uso de una técnica adecuada detectaron el posible caso de abuso que se había dado hace muchos años”, indicó.

Agregó que fruto de ese trabajo se realizaron las denuncias correspondientes y la intervención del caso.

“La permanencia en casa permite identificar problemas y generar canales de comunicación con los hijos y familiares”, sostuvo.