Imagen referencial

Bolivia Digital

Recientemente el Gobierno nacional aprobó el Decreto Supremo (DS) 4232 en la que se autoriza el estudio para implementación de semilla transgénica. Esto generó diversas posiciones, unas a favor y otras en contra. Aunque estas determinaciones no son completamente nuevas. De hecho tienen antecedentes en normativas aprobadas en las gestiones de Evo Morales, Eduardo Rodríguez Veltzé y de Carlos Mesa.

Uno de los marcados antecedentes se registra en la gestión de Mesa (octubre 2003 a junio del 2005), actual candidato de Comunidad Ciudadana (CC), en este periodo el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) emite la Resolución Administrativa 44/2005, a través de la cual autoriza la utilización de soya genéticamente modificada resistente a glifosato (evento 40-3-2), para la elaboración de alimentos y bebidas a nivel nacional, meses después se aprueba una resolución multiministerial. Respaldados en esta resolución el siguiente Gobierno, el de Rodríguez aprueba el DS Nº 28225, 1 de julio de 2005, con el que se respalda el uso de transgénicos en la soya. En el artículo 7 de este DS se menciona, «Encomendar al Ministerio de Desarrollo Sostenible y al Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios, la elaboración de una normativa específica para la aplicación de buenas prácticas agrícolas tendientes a velar por la sanidad y manejo integrado de plagas, la fertilidad, la conservación de suelos, el control del avance de la frontera agrícola, entre otros, así como, el diseño de un mecanismo de seguimiento y monitoreo ambiental del cultivo de la soya en general.” .

En hechos más recientes, en el 2019, Morales, uno de los líderes del Movimiento Al Socialismo (MAS), también aprobó un DS 3874 sobre el uso de transgénicos. Esta norma en su artículo único detalla, «De manera excepcional se autoriza al Comité Nacional de Bioseguridad establecer procedimientos abreviados para la evaluación de la Soya evento HB4 y Soya evento Intacta, destinados a la producción de Aditivos de Origen Vegetal – Biodiesel». Además, en esa gestión, según datos del Senasag, se reporta que el ingreso o importación de soya (semilla transgénica, evento 40-3-2) en un total de 3.919 toneladas. Aunque en la actualidad tanto Morales como Mesa han criticado la última normativa sobre transgénicos.

Por su parte, el actual ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortíz indicó que la nueva normativa no aprueba directamente una semilla transgénica sino que viabiliza el estudio de eventos para la producción.

Uno de los motivos expuestos por el actual gobierno para aprobar estudios de semillas transgénicas es impulsar la producción agrícola, luego de las dificultades que atraviesa por la actual coyuntura por la pandemia del coronavirus.

En un artículo publicado hoy por el economísta cruceño Gary Rodríguez se cuestiona la falta de memoria de dos de los principales opositores del actual gobierno: Mesa y Morales, recordándoles que ambos respaldaron normas similares en sus gestiones presidenciales. Al primero le recuerda que viabilizó el único evento biotecnológico que legalmente existe hoy en el país mientras que sobre el segundo menciona: «Durante el gobierno del MAS consumimos soya genéticamente modificada en forma de carne de pollo, de res, de cerdo y hasta de peces alimentados con soya, así como huevo, leche, queso, mantequilla, yogurt y otros productos de animales que comieron soya genéticamente mejorada, y a nadie le salió cuernos o cola ni hubo un solo caso de muerte o enfermedad por esa causa, todo lo contrario, por tratarse de alimentos saludables como la ciencia ha ratificado», cita Rodríguez.