Una de las carpas donde se encuentran refugiados los connacionales. (Foto: Erbol)

Bolivia Digital

Mientras el Gobierno de Bolivia se mantiene firme en la decisión del cierre de fronteras, más de 250 bolivianos que intentan salir de territorio chileno por la emergencia de la pandemia del COVID-19 permanecen reunidos en carpas improvisadas por el Ejército de Chile “en condiciones que no son dignas”, sin poder retornar al país, afirmó el alcalde de Colchane, Javier García.

“Huara es una localidad que queda en el desierto del norte de Chile, las temperaturas en el día suben a 30 grados y en la noche bajo cero, por tanto es un lugar que no reúne las condiciones para que los ciudadanos pernocten de manera digna”, manifestó.

La canciller boliviana, Karen Longaric, ratificó ayer la determinación del Gobierno de cerrar las fronteras del país para preservar la salud de la población con el objetivo de evitar la propagación del coronavirus y lamentó que ciudadanos bolivianos se hayan quedado en el límite con Chile, pero la medida será respetada hasta el 15 de abril en obediencia a la cuarentena decretada.

«Todo el Gobierno comprende esta situación tan angustiante y tan penosa para el pueblo boliviano, pero el Gobierno ha ratificado la decisión del cierre de fronteras para el paso de personas (…) Este cierre de fronteras será hasta que concluya la cuarentena, es decir hasta el 15 de abril, y lamentablemente las fronteras no serán abiertas para el paso de personas», informó Longaric en una entrevista con radio Marítima, de Santa Cruz.

Aclaró que la Cancillería no toma conocimiento de las solicitudes de ciudadanos bolivianos que quieran ser repatriados, sino un comité interinstitucional.

Los bolivianos fueron sometidos a control sanitario, están fuera de sospecha de haber sido contagiados con el COVID-19.

«El general del Ejército de Chile Guillermo Paiva, a cargo de la región de Tarapacá, en estado de excepción, entregó ese informe y aquí en esta zona se instaló personal del consultorio de Huara que constantemente los somete a control sanitario, de temperatura, por tanto no tenemos antecedentes de que tengan alguna infección”, añadió el Alcalde.