Uno de los laboratorios implementados por el COVID-19. (Foto: Ministerio de Salud)

Ángela Márquez / Bolivia – Edición impresa

El Ministerio de Salud informó que desde el nombramiento de Marcelo Navajas como encargado de esa cartera de Estado se definieron siete pilares en la lucha contra el coronavirus en el país, además de ejecutar acciones para conocer la enfermedad, ver su comportamiento y tendencia en cada uno de los departamentos y municipios, y así crear una estrategia para enfrentar la pandemia. 

“Las autoridades del Ministerio de Salud se organizan con equipos de respuesta inmediata a nivel de los departamentos, priorizando el análisis epidemiológico y el estudio referido a la clínica del SARS2”, informó el asesor del Despacho de Salud, Horacio Toro Ocampo, en una publicación.

Pilar Político

El Ministerio de Salud retomó la rectoría de las acciones sanitarias y de salud, profundizó las acciones intersectoriales con gabinetes interministeriales, también creó la Autoridad de Salud a nivel departamental para dinamizar, coordinar y facilitar las acciones del ministerio del área, junto a los Sedes, en los nueve departamentos.

Pilar Técnico

Se estableció un comité consultivo del Ministerio de Salud, se ratificó por RM 0120 el Comité Nacional de Respuesta a la Epidemia del COVID-19, se instaló el Comité Científico Asesor del despacho del titular de Salud y se retomó la Comisión Científica del Ministerio de Salud.

Asimismo, el despacho de Salud definió “cuatro ejes estratégicos” de respuesta al coronavirus: diagnóstico, aislamiento, hospitalización y monitoreo.

Pilar Sanitario

En la lucha para evitar la expansión del COVID-19 se definió la cuarentena obligatoria de las personas, se establecieron mecanismos de salud para la vigilancia activa de casos sospechosos, asintomáticos y contagiados basados en la identificación clínica de sintomatología y detección de la virulencia por laboratorios, definiéndose la aplicación de las pruebas PCR moleculares.

También se establecieron los centros de seguimiento COVID-19 para todos los casos de personas sospechosas y contactos cercanos de enfermos positivos de coronavirus, Hospihotel.

Los servicios de salud y hospitales del sector público, del seguro de corto plazo y privados, se organizan en Hospitales COVID-19, donde se concentran todos los casos positivos desde los casos leves, moderados, con neumonía grave y shock neumónico; y los Hospitales Verdes, no contaminados con coronavirus y donde se continuará la atención a las otras enfermedades.

Se inició el equipamiento necesario para constituir los servicios COVID-19 y se reorganizó la dotación de ítems para especialistas y contratos para la prevención, vigilancia y atención de los enfermos de SARS2.

Pilar de Seguridad y Vigilancia

La vigilancia del cumplimiento de la cuarentena se posibilitó por la activa participación de la guardia militar y policial para controlar y evitar la libre movilización de personas y vehículos, así como la concentración masiva de personas.

Pilar Comunicación Social

Se estableció una fluida coordinación para difundir las actividades que se realizan, se posibilitó el acceso del Ministro de Salud con los diferentes medios de comunicación, se generó un espacio televisivo diario para informar y comunicar sobre el manejo epidemiológico de la pandemia.

A través de la página web del ministerio y redes sociales se publica el boletín informativo institucional, con periodicidad semanal.

Pilar de Participación Social

Como una responsabilidad social compartida, la ciudadanía y las comunidades rurales han contribuido notablemente en la contención de la enfermedad y la propagación del coronavirus, respetando las leyes y normas dictadas por la autoridad COVID-19, y acatando la cuarentena.

Transparencia Institucional

Por resolución ministerial, el Despacho de Salud decidió que toda compra de equipos, materiales e insumos, así como medicamentos, se ejecute a través de instancias descentralizadas del ministerio como son la AISEM, CEASS, UGESPRO, dejando al propio Ministerio la función política y técnica.

Las donaciones y compras de alimentos se traspasan a los programas dependientes de Gestión Social de la Presidencia.

Toda donación de dinero en bolivianos, dólares y euros se los efectiviza a través del Tesoro General de la Nación.