Las medidas de bioseguridad se incumplieron en la Ceja. (Foto: APG)

Roberto Medina Buezo – Edición impresa

Entre las 00.00 y las 12.00 de ayer, efectivos de la Policía y de las Fuerzas Armadas detuvieron 89 minibuses de transporte público en diversos sectores de La Paz y El Alto, debido a que en la urbe alteña transportaban hasta 14 pasajeros a pesar de estar prohibido, sus placas no terminaban en 1, 2, 3 y 4; y, en el caso de los retenidos en la urbe paceña, habían descendido sin la autorización respectiva.

El director nacional de la Dirección de Tránsito, Wálter Miranda, informó al periódico Bolivia que también se detuvo 24 motorizados particulares, 21 radiotaxis y 35 taxis; haciendo un total de 169 infractores en ambas ciudades, y que los choferes y propietarios deberán cancelar una multa de 2.000 bolivianos, mientras que los carros quedarán detenidos hasta fin de mes.

“Varios vehículos fueron detenidos en las laderas y trasladados a las oficinas de Tránsito de La Paz, zona Sur y la regional de El Alto. Muchos fueron encontrados en flagrancia transportando pasajeros a pesar de que no lo tenían permitido, otros tenían sus discos de circulación, hecho que es prohibido en La Paz; en tanto que otro grupo estaba haciendo mal uso de los permisos de circulación otorgados a diversas instituciones”, manifestó.

Tres motorizados fueron retenidos en Cotahuma, seis en Mallasa, uno en La Portada, 105 en el Trébol de la autopista La Paz-El Alto, dos en la avenida Baptista, 39 en la 9 de Abril, cinco en la Buenos Aires y ocho en distintos sectores de El Alto.

Por su parte, el director de Tránsito de El Alto, Osvaldo Fuentes, expresó su preocupación, puesto que cientos de ciudadanos no cumplieron con el distanciamiento social, abarrotaron los motorizados y no portaban sus barbijos.

Agregó que esta desobediencia podría causar un incremento en los casos de coronavirus, por ello pidió a los ciudadanos alteños más conciencia al momento de abordar un vehículo.