Frontis del Hospital La Portada. (Foto: AMN)

Bolivia Digital

Agradecido con Dios y con el equipo de galenos del Hospital Municipal La Portada, se despidió el segundo paciente que pudo superar el coronavirus. Regresó, muy emocionado, a su casa. Recibió tratamiento por cerca de 20 días en este nosocomio. “Gracias a Dios por todo lo que ha hecho por mí, y gracias porque me está dando una oportunidad de vida”, afirmó el entrevistado.

Esta experiencia da un giro a la vida del paciente, según su testimonio. La fortaleza de su familia y amigos permitió que tome decisiones, como acudir al hospital municipal en cuanto tuvo los primeros síntomas.

El entrevistado dijo sospechar que pudo contagiarse en Bogotá, Colombia, ya que viajó recientemente por cuestión de salud; su actividad migratoria también fue por Chile, pero no lo considera como el lugar en el que se infectó. “Yo me imagino que posiblemente haya sido en el aeropuerto donde nos hemos contagiado, porque no había lo que ahora están diciendo, el distanciamiento social que tenemos”, afirmó.

Contó que se sintió mal a su retorno a Bolivia, y fue al centro de salud por los malestares generados. La primera cita médica que tuvo fue con un médico particular, que le sacó una placas radiográficas a los pulmones. El resultado fue que estaba con principios de neumonía, la preocupación del entrevistado fue más por su esposa, ya que ella también tenía un estado de salud delicado.

Cuando empezó a sentirse mal reportó su situación al Sedes, pero lamentó que luego de llamar varias veces no acudieron para hacerle las pruebas respectivas para verificar si estaba con coronavirus.

A insistencia de sus hermanos, acudió al hospital Municipal La Portada, lugar al que llegó, según relata, con un cuadro de alto riesgo. «Gracias a Dios que no pude entrar a terapia intensiva, pero fue porque los médicos hicieron todo por mí. Esos días fueron muy decisivos para mi vida. Yo creo que ha sido una reflexión ante Dios, darle gracias a él porque nos ha dado una esperanza de vida, una oportunidad de vida que te da, una segunda chance”, contó.  

Por cerca de 20 días recibió tratamiento. Destacó el “buen trato” del cuerpo médico, que continuamente siguió la evolución de su enfermedad, al igual que la de otros pacientes. El entrevistado vio a varios neumólogos, epidemiólogos y enfermeras en su estancia en el nosocomio.

“Esto no solo va de la mano de Dios, sino también de los galenos de aquí, de La Portada. Un hospital muy lindo, muy bueno, yo pensé que era un hospital antiguo como el Hospital General, con camas viejas, y me daba miedo ir a ese lugar y resulta que no, había sido un buen hospital, de última generación”, enfatizó.

Tras abandonar las instalaciones hospitalarias, aseguró que dedicará mayor tiempo a su familia y amigos. “Para mí ha sido una experiencia muy amarga en mi vida, no quisiera que nadie pase lo mismo”, agregó.

Recomendó “quedarse en casa” durante la cuarentena para lograr “ganarle al virus”. Dijo que nadie está libre de contagiarse. Con la voz quebrantada, el entrevistado relató cómo recibió la noticia de que ya no tenía coronavirus: “Lo primero que hice fue darle las gracias a Dios por todo lo que ha hecho por mí, gracias porque me está dando una oportunidad de vida. Agradezco a mi familia, a mis amigos, a todos los que me han dado una fuerza de aliento para luchar”.

Hace seis días se dio de alta al primer paciente de La Paz, que también fue atendido en el hospital La Portada, donde recibió tratamiento por 15 días. Ese testimonio da cuenta del buen trato del personal médico, que lo alentó en la recuperacióndebido a que estuvo en depresión.

La eficiencia del personal de hospital municipal fue destacada por el alcalde Luis Revilla, el viernes, cuando visitó el lugar. Dijo sentirse orgulloso y aseguró su respaldo.