Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, junto al ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta (Foto: REUTERS / Infobae)

Bolivia Digital / Con datos de Folha de Sao Paulo y agencias

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, intentó despedir a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, para reemplazarlo con un técnico que defiende el uso del medicamento hidroxicloroquina en el tratamiento de pacientes con coronavirus, según reportes de prensa.

No obstante, miembros del llamado núcleo moderado del Gobierno brasileño, que incluye a los militares, hablaron este lunes con Bolsonaro para evitar la salida de Mandetta en el corto plazo. En conversaciones reservadas, el Mandatario del Brasil les dijo que la situación era insostenible.

Brasil es la nación con mayor número de contagiados por el coronavirus (COVID-19) en Sudamérica; además, ha registrado 565 por efecto de esta enfermedad hasta este lunes. Este escenario se da en medio de fuertes críticas a Bolsonaro por la forma en que manejó esta crisis.

De hecho, Mandetta dijo la noche de este lunes que permanecerá en el cargo. “Seguiremos enfrentando a nuestro enemigo, que tiene un nombre y un apellido: COVID-19. Tenemos una sociedad para luchar y proteger, un médico no abandona a un paciente y yo no lo abandonaré”, dijo en una conferencia de prensa después de hablar con Bolsonaro.

Pero antes de este encuentro, la presión a favor de Mandetta era notoria. Los ministros fuera del Palacio de Planalto estaban preocupados por la reunión ministerial convocada por Bolsonaro para el final de este lunes por la tarde, temiendo que anunciaría la partida del titular de Salud.

La cita tuvo una atmósfera tensa, según los informes, pero el Presidente no mostró signos de un próximo despido. Bolsonaro y Mandetta expusieron desacuerdos sobre el uso de cloroquina en casos de coronavirus.

El Mandatario dijo que había hablado con expertos que abogaron por usar el medicamento en una etapa temprana de la enfermedad.

El titular de Salud, a su vez, defendió que todavía no existen protocolos seguros sobre el uso del fármaco. Bolsonaro no refutó y escuchó las peticiones de los ministros para que el equipo mantenga a Mandetta.

“Creo que las cosas se ajustarán”, señaló el vicepresidente Hamilton Moura al periódico Folha de Sao Paulo respecto a esta tensión.