Autoridades rinden su homenaje frente a la Casa de la Libertad. (Foto: APG)

Bolivia Digital

Los actos protocolares de homenaje por los 211 años del primer grito libertario de América se realizaron en Sucre con distancia y gran patriotismo.

A las salvas de fusilería de las 06.00 le siguió una misa que celebró el obispo del departamento, monseñor Jesús Juárez, en la Basílica de San Francisco, después se izaron las banderas en la Casa de la Libertad y se colocó una ofrenda floral en la plaza 25 de mayo.

En el desfile participaron autoridades departamentales, como el gobernador del departamento, Efraín Balderas; la alcaldesa Rosario López, el delegado presidencial para la atención de la emergencia sanitaria, Milton Navarro, y autoridades policiales y militares acantonadas en Sucre. En el acto hubo una notable distancia entre las autoridades y todos los empleados usaban barbijos.

La presidenta del Estado, Jeanine Áñez, en su mensaje a Chuquisaca, subrayó la vigencia del grito libertario de 1809 como la propuesta para que los bolivianos vivan libres e iguales, ya que terminó siendo la base para la fundación de un continente entero empeñado en la libertad.

«Rendir homenaje a Chuquisaca en su día no solo es hablar de ella y de nuestra Bolivia, rendirle un homenaje es hablar también de América Latina como proyecto humanista republicano y de libertad», subrayó.

En su mensaje, la Mandataria recordó su permanencia en la capital del país cuando representó a Beni en la Asamblea Constituyente que aprobó la nueva Constitución Política del Estado en el período 2016-2017.

“Como constituyente tuve el honor de convivir con el pueblo chuquisaqueño y hoy como Presidenta tengo el honor de rendir homenaje a las luchas que el pueblo llevó adelante contra el abuso de poder del régimen anterior. Hoy las luchas y los desafíos del pueblo chuquisaqueño son dos: la salud y la economía”, señaló Áñez.