El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, pidió apoyo de los transportistas para encarar la nueva fase de la cuarentena. (Foto: Archivo)

 

Gonzalo Pérez Bejar/Bolivia Digital

El ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Iván Arias, advirtió a los conductores del servicio de transporte público del departamento de Oruro que los infractores de la emergencia sanitaria no serán parte del proceso de flexibilización que se negocia con los dirigentes de ese gremio una vez que se levante la cuarentena total que rige en todo el territorio nacional desde el 22 de marzo por el coronavirus.

La autoridad, junto con el gobernador de ese departamento, Zenón Pizarro, y el alcalde Saúl Aguilar, definieron algunos acuerdos que se deben asumir para ingresar a una etapa de flexibilización de la cuarentena.

Arias indicó que la ley departamental establece sanciones graves y gravísimas para quienes infrinjan la norma.

“Las gravísimas están en relación al Decreto Supremo 4229, que supone multas y decomiso de la movilidad, y las graves son las que están establecidas en la ley municipal como quitar la placa y no trabaja por días”, indicó.

La autoridad mencionó que en estos días, más allá de que se apruebe o rechace la norma, se pidió a la Policía a que sea estricta en el decomiso de movilidades y especialmente aquellos que sean de transporte público, porque las movilidades que sean decomisadas no podrán participar de la flexibilización.

“Eso quiero dejar bien claro: les pido a las autoridades ser muy estrictas, minibús, radiotaxi, taxi que esté trabajando en estos días se lo va a decomisar y no podrá entrar a la flexibilización que se va a negociar con sus gremios”, sostuvo.

En ese sentido, demandó a los transportistas ayudar en este proceso para entrar en la flexibilización concertadamente, “porque para el transportista su minibús o su taxi puede ser su tabla de salvación o su tumba, porque el más propenso en contraer el coronavirus es el chofer”.