Bolivia Digital

En la localidad de Gonzalo Moreno, Pando, un grupo de supuestos pescadores capturaron y mataron a un ejemplar de caimán negro, de la especie Melanosuchus niger, que está a un paso del peligro de extinción.

Ambientalistas y la población pandina condenaron el biocidio, mientras las protestaron no se dejaron esperar ante la extrema crueldad de las imágenes del vídeo difundido en redes sociales, según el canal Universitario de Pando.

En las imágenes, se observa que, aún con el cuello cortado, al animal se mueve mientras le quitan la cola con un hacha en medio de risas. “Sin duda, son imágenes fuertes de lo que ocurre al interior de nuestro departamento y que ha marcado la indignación de la población”, sostiene Luis Balderrama Balcázar, al presentar la noticia en la televisión universitaria.

En Bolivia rige la Ley 700 Para la defesa de los animales contra todo maltrato, promulgada el 1 de junio de 2015, la cual tiene como objetivo: “prevenir y penalizar los actos de violencia, maltrato, crueldad y biocidio cometidos por personas contra animales domésticos, en el marco del numeral 21 del Parágrafo I del Artículo 298 de la Constitución Política del Estado.”

El artículo 350 de la norma hace referencia al “biocidio”, delito para el que sanciones como privación de libertad y multas. “Se sancionará con privación de libertad de seis meses a un año, y multa de entre treinta a sesenta días o, prestación de trabajo de tres a seis meses, a quien: l. Ocasionare, con ensañamiento o con motivos fútiles, sufrimiento grave y daño que provoque la pérdida total o parcial de un sentido, de parte de su fisonomía o de un órgano, a un animal”.

En la región Oriental del país es frecuente la caza de estos animales para el consumo de la carne, apreciada para la preparación del chicharrón de lagarto.