El ministro de Energías y delegado presidencial, Rodrigo Guzmán. (Foto: El País)

Una estructura metálica de dos ambientes, con lavamanos, instalaciones eléctricas y aire acondicionado, es el aporte de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) Servicios y Construcciones, que fue entregado hoy en la tranca de Mocoví (carretera a San Javier), Trinidad, con el fin de ayudar a personas que necesiten atención por el COVID-19, la pandemia que sacude a Bolivia y el mundo.

El ministro de Energías y delegado presidencial, Rodrigo Guzmán, se trasladó al lugar, ubicado a 10 kilómetros de Trinidad, e hizo efectiva la entrega.

La autoridad destacó el trabajo del sector salud y manifestó que este consultorio médico facilitará las consultas de quienes tengan algún síntoma relacionado con esa enfermedad.

“Es un consultorio para facilitar la labor de los voluntarios que arriesgan su vida para prevenir la pandemia en la región”, reiteró.

Adelantó que se instalarán otros consultorios médicos móviles en los siguientes días en los municipios de Riberalta, Guayaramerín, comunidad de Puente San Pablo, Puerto Varador y en Quiquibey, frontera con el departamento de La Paz.

La presidenta del Colegio Médico del Beni, María del Carmen Guayacuma, afirmó que ahora trabajarán en mejores condiciones en beneficio de la población, apoyando las tareas de prevención del coronavirus junto a las demás instituciones.

Para iniciar el control, Bolivia TV mostró imágenes en que las personas se acercan a la ventana y por detrás del vidrio, sin necesidad de que estos ingresen, se les toma la temperatura; si el termómetro marca arriba de 38,5 grados, entonces continúa la revisión.