El sábado 6 de agosto por la noche se iluminaron espacios emblemáticos de México con la tricolor boliviana.

En el exterior, los colores de la tricolor boliviana se reflejaron en edificios, puentes y monumentos emblemáticos.