Bruce Williamson llegó al país a fines de 2017, en reemplazo de Peter Brennan que ejercía el cargo desde mediados de 2014. (Foto: Archivo)

Bolivia Digital

Después de tres años de estadía, el encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Bruce Williamson, dejará el país está semana y entregará el mandato diplomático a su sucesora, Charisse Phillips.

El diplomático norteamericano espera que Phillips dé continuidad al diálogo cordial y sin agravios con Bolivia, con la finalidad de reponer los embajadores de ambos países y estrechar lazos para el beneficio mutuo.

“Con Phillips la misión no cambia porque la voluntad de mi país está presente. Bolivia es un país amigo desde hace muchos años y esa relación siempre puede profundizarse más aún y fortalecer las relaciones comerciales, culturales, educativas; el campo de trabajo es amplio y la buena voluntad se mantiene”, expresó en entrevista con Asuntos Centrales.

El 4 de julio, durante la conmemoración de un año más de la Independencia de Estados Unidos, Williamson anunció que su tiempo en la diplomacia boliviana llegaba a su fin. En esa oportunidad resaltó los puentes de fraternidad que se establecieron entre ambos países y la cooperación que recibe Bolivia por parte de ese Gobierno.

Según el diplomático estadounidense, la nueva Encargada de Negocios llegará en el transcurso de la semana que viene y está previsto que se realicen los actos protocolares correspondientes ante las autoridades bolivianas.

Williamson llegó al país a fines de 2017, en reemplazo de Peter Brennan que ejercía el cargo desde mediados de 2014. El entonces gobierno de Evo Morales tuvo varios desencuentros con el diplomático y lo acusó de conspirar contra su mandato porque sostuvo reuniones con políticos de la oposición.

Por otra parte, resaltó el trabajo que se hizo en todo este tiempo, donde presenció los conflictos sociales que se generaron en el país tras los fallidos comicios presidenciales del 20 de octubre de 2019.

“La Embajada estuvo presente en momentos difíciles, cuando se buscaba la unidad y la defensa de la democracia, pero también durante episodios de optimismo, donde el diálogo busca consolidar el futuro. En resumen, mi trabajo ha sido gratificante porque he sido testigo de una Bolivia dinámica, diversa y en continuo debate”, expresó.

A la vez, Williamson destacó el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) durante los incendios forestales en la Chiquitania en Santa Cruz y el intercambio cultural.

“Estoy seguro que su experiencia en Bolivia será enriquecedora, como lo fue para nosotros”, apuntó Williamson, en referencia al nuevo desafío que tendrá Charisse Phillips al mando de la Embajada de Estados Unidos.

La nueva diplomática

Phillips es una diplomática con mucha experiencia y en América Latina se desempeñó como Ministra Consejera en la legación estadounidense en Guatemala, además trabajó en Perú y El Salvador.

Estados Unidos no tiene un embajador en Bolivia desde 2008, cuando el expresidente Evo Morales expulsó a Philip Goldberg por atribuirle las protestas de la oposición contra su gobierno.