Ciudadanos bolivianos con barbijos. Foto: opinion.com.bo

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

Dos médicos aseguraron que entrar en contacto con un enfermo de coronavirus (COVID-19) no implica un contagio seguro, pues si se aplican de manera estricta las medidas de bioseguridad o la carga viral del enfermo es baja, una persona podría mantenerse a salvo del virus.

El infectólogo Juan Pablo Rodríguez y el hematólogo Juan Choque aseguraron que aún no hay indicios científicos que den cuenta de algún tipo de inmunidad natural contra el coronavirus y por lo tanto, aquellas personas que no se contagiaron de coronavirus pese a estar en contacto con una persona infectada, se preservaron gracias a que no se dieron las condiciones para la transmisión del virus o el entorno del enfermo cumplió con las medidas de bioseguridad.

Contacto se refiere a la persona que está o estuvo en el entorno cercano de un paciente positivo para coronavirus. Un contacto tiene probabilidades de contagiarse con el mal.

Contagio se refiere a la transmisión de una enfermedad por contacto con el agente patógeno que la causa, que en muchos casos puede ser un organismo viviente portador.

Choque explicó que muchas veces se confunde el término contacto con contagio, y se asume que una persona que estuvo en contacto con un paciente con coronavirus está contagiada con el mal, pero esto no sucede necesariamente.

“Cuando alguien en la casa desarrolla la enfermedad y el resto de los habitantes de esa vivienda pueden haberse contagiado, con síntomas o sin ellos, se configuran diferentes síntomas”, explicó el médico.

Choque explicó que el cumplimiento estricto de las medidas de bioseguridad puede evitar que se produzca el contagio, por más que haya personas cerca.

También aseguro que el detectar el caso positivo de manera temprana también ayuda a evitar contagios en el entorno, porque se lo podrá aislar dentro de un centro de salud o en la misma vivienda, pero minimizando los canales de contagio.

Para el infectólogo Rodríguez la posibilidad de que no todos los contactos de un paciente positivo para el coronavirus adquieran la enfermedad demostraría que el virus no se transmite por vía área, es decir el por aire y que tiene que haber un contacto directo con los fluidos (saliva) del paciente, a una distancia menor a un metro, y sin las medidas de protección.

El profesional aseguró que las medidas de bioseguridad son importantes para resguardarse del virus: lavado constante de manos, uso de barbijo y mantenerse a más de un metro de distancia.

En este sentido, descartó, por el momento, cualquier posibilidad de inmunidad, que no sea la adquirida a raíz de haber contraído del virus y desarrollado el COVID-19, ya que el cuerpo habrá generado los anticuerpos necesarios para hacer frente al mal.

“No hay base científica para considerar una inmunidad natural, más adelante, cuando las personas que contrajeron la enfermedad desarrollen los anticuerpos contra el coronavirus, si se podrá hablar de una inmunidad, pero luego de la infección”, explicó.

Carga viral

El infectólogo consultado también mencionó que algunos casos confirmados tienen una carga viral tan baja que no cumple las condiciones para realizar el contagio.

Esto generalmente ocurre, con los casos asintomáticos. Incluso algunos médicos de otros países aseguran que la poca carga viral que desarrollan estas personas incide en que no presenten síntomas o que estos no sean de mucho impacto en su estado general de salud.

El infectólogo argentino Gustavo Lopardo, declaró a Infobae que “en líneas generales a mayor síntoma, mayor carga viral, por eso se puede llegar a pensar que las personas más asintomáticas, es decir que no presentan síntomas o que tuvieron señales muy leves, tendrían poca carga viral pero es algo que aún no está del todo comprobado”.

Lopardo señaló que “las enfermedades tienen un período de incubación, y que en la incubación hay un momento en que el que empiezan a contagiar el virus. Hay algunas evidencias que sugieren que, en el caso del coronavirus, aparentemente el virus se estaría eliminando uno o dos días antes de presentar síntomas”.

Argentina está llevando adelante, desde el viernes, testeos serológicos para evaluar el progreso de la pandemia entre la comunidad. El estudio busca establecer la proporción de personas con anticuerpos para COVID-19 entre las que se movilizan por el Área Metropolitana de Buenos Aires.

En esta línea, la médica infectóloga Gabriela Piovano, aseguró a Infobae que cuando el paciente desarrolla anticuerpos ya no contagia, cuadro que se aplicaría a personas que ya pasaron por la enfermedad.

Sin embargo, los últimos reportes replicados en medios de comunicación, sobre pacientes con COVID-19 que volvieron a desarrollar la enfermedad en China y otros países, hace que los científicos se replanteen sus investigaciones.