Pilcomayo II

Luis Mérida Coímbra*

En el silencio del remanso de las aguas densas del misterioso río Pilcomayo, el poeta Daniel Campos (1829-1902) versa su Diario de viaje. Solemne sol del mediodía en el Gran Chaco americano ilumina al explorador, vibrante, telúrico, caliente, tedioso, el tiempo no pasa, lo primordial es llegar a la Asunción, Paraguay. Está listo el tereré. Está listo el caballar.
Esta expedición consiguió su meta, su objetivo, llegar al río Paraguay (Asunción) en 30 días, vía el río Pilcomayo, fue el logro cumplido con valentía, fue un viaje heráldico, una épica donde sonaron los claros clarines, luego de tres meses arribaron, fue “la salvación de los expedicionarios desde el fondo mismo de su situación desesperada”. Su diario de viaje es un largo poema de dicha y desdicha sobre las aguas proteicas del río, que un día están, al otro no. Poesía viviente, vivida, sufrida, homérica, escribiente escritura hollada, horadada, delirada en la otredad del poeta en el chaco feral.
Duros días paso en las candentes arenas del Comisario Nacional Dr. Campos, su expedición a las tierras indómitas del Gran Chaco fue acto penoso y viril. “Más solitarios ya en esas ignotas regiones, desposeídos de esos recuerdos íntimos que como talismanes sagrados protegían nuestro desfallecimiento; repito…, sombras sin nada de común en la tierra, respirando una atmósfera de vértigo y como fatalmente atraídos por el abismo de lo inmenso y lo desconocido.” Sus escritos iniciales salieron con el nombre Expedición boliviana de 1883, su diario de viaje, posteriormente se publicó De Tarija a la Asunción, un libro de vida, de aventura con prosa poética: una crónica histórica de ese viaje, escrito y realizado por Daniel Campos, poeta de acontecimientos, situaciones, lugares, fechas y códigos metafóricos: “Paisajes los más pintorescos por la lozanía y vigor de sus selvas y el espeso pasto de un esmeralda resplandeciente, alimentado todo por el brazo del río…hallamos unos salvajes montados en fogosos caballos…”
En el chaco solo se escucha el chillar de las cigarras romanceando con la monotonía de las horas. Antes de partir escribe: “Salida al desierto. En la mañana del lunes 10 de septiembre de 1883 estaba formada en la plaza de la Colonia toda la tropa existente. Los que marchaban a la expedición en un grupo, y en otro los que quedaban.” 
En su errante caminar, en el mes de octubre de 1883 pierde de vista al Pilcomayo; luego de varios días de sed y desesperación lo reencuentran, azorado escribe: “Puede decirse verdaderamente que el Pilcomayo es la desesperación del explorador: es un Proteo que a menudo varía de fondo, de caudal, de color. 
Esta vez lo encontramos de aguas completamente verdes, pesadas, de movimiento nulo en la superficie, con fuerte corriente en su fondo, según decían, y encajonadas en riberas muy estrechas, poco altas, vestidas de un monte casi impenetrable erizado de arbustos raquíticos, espinosos…” 
El Dr. Campos nació en el Potosí de 1829, poeta, estudioso del Derecho, autor del Himno a Potosí, aventurero, creció con alma chaqueña, resuelto, corajudo, tranquilo; conocedor de los pueblos de la cuenca, de sus circunstancias telúricas: de sus vientos pampeanos, de sus sequías o inundaciones.  
Apasionado enamorado del chaco, Daniel Campos buscó vía de comunicación náutica por la Cuenca del Pilcomayo. El lunes 12 de noviembre de 1883, un cazador paraguayo de nutrias los encontró, tres meses había durado la travesía imposible. Los valientes exploradores llegaron al límite de sus condiciones físicas y mentales. Daniel Campos había logrado su propósito, había completado la ruta del Pilcomayo, había constatado la imposibilidad de los puertos, de su libre tránsito. 
Los expedicionarios habían llegado al destino, atravesaron la ruta del misterioso Pilcomayo por primera vez, la raja del Gran Chaco Sudamericano; pasaron a ser leyenda e historia. “Pasaron veinte días, llegaron los treinta, caminábamos a los cuarenta, marchábamos a los cincuenta, nos arrastrábamos a los sesenta: estábamos a los sesenta y dos.” Habían llegado a su destino.

*Cineasta y poeta