xxsoc-f1-concejomunicipal-hospitaldeclinicas

 

Redacción Central / Edición impresa

Los bloqueos en la ciudad de El Alto impiden que las empresas aprovisionen de oxígeno a los hospitales de la sede de gobierno, lo que provocó su racionamiento.

La secretaria municipal de Salud Integral y Deportes, Verónica Hurtado, también se refirió a la falta de alimentos para los pacientes y de combustible para las ambulancias.  

“Estamos padeciendo en nuestros hospitales y dentro de la red de ambulancias la falta de combustible, que impide la salida de los motorizados que tenemos. Esto perjudica a la empresa que nos dota de oxígeno, que nos informó que no llegará a los hospitales porque no pueden moverse de la planta”, explicó la autoridad.

Hace más de dos semanas que las ciudades de La Paz y El Alto son escenario de una serie de movilizaciones y bloqueos que afectan el normal desarrollo de las actividades.

El desabastecimiento de insumos afecta a los hospitales La Merced, Los Pinos, La Portada, Cotahuma y La Paz, y a la red de 60 centros de salud.

Hurtado ejemplificó el caso del hospital La Merced, que diariamente debe hacer el recambio de 16 botellones de oxígeno, pero la empresa proveedora solo entrega entre cinco y ocho.

Respecto a los otros establecimientos, la secretaria edil de salud señaló: “Prevemos que el hospital La Portada y el de Cotahuma tendrán oxígeno hasta final de mes. Los Pinos tiene una cámara (de provisión) que se podría acabar hasta el fin de semana”.

En cuanto a los alimentos, la autoridad mencionó que los almacenes hospitalarios abastecerán los requerimientos de los pacientes solo hasta fin de mes, pese a que se tomó la previsión de reducir las porciones.

La atención de las ambulancias también es irregular, pues las diez ambulancias solo se ocupan de los casos de emergencia. Dijo que debido a la escasez de combustible se decidió ya no trasladar a pacientes que requieren estudios complementarios.

El dirigente del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes) de La Paz, Carlos Vercosa, informó que la situación de los hospitales de tercer nivel del subsector público es similar a la que atraviesan los establecimientos municipales, además lamentó la falta de insumos. 

“Impedir el paso de oxígeno ya configura algo muy grave,  es un delito de lesa humanidad, ya no estamos hablando simplemente de un bloqueo, se esta amenazando la vida de personas y de las más vulnerables”, aseguró el dirigente a la Red Unitel.

El secretario general del Sindicato de Ramas Médicas de la Salud Pública (Sirmes), Fernando Romero, denunció el jueves la falta de oxígeno en los hospitales de tercer nivel.

“El tema del oxígeno es muy grave, pues se requiere cambiar  permanentemente, al menos en terapia intensiva, y no está llegando lo suficiente”, explicó.

“Una dinamita que explosione cerca de un camión de oxígeno generaría una explosión muy peligrosa. Eso está limitando a las empresas a enviar oxígeno a los hospitales”, explicó.

La secretaria municipal de salud expresó su esperanza en que los conflictos sociales se solucionen en los siguientes días porque de lo contrario está en riesgo la atención a los pacientes internados en los nosocomios municipales. Así también ocurre con aquellos que están en centros de tercer nivel, que dependen de las gobernaciones y del Ministerio de Salud.