Sanitarias agradecen a los ciudadanos que se queden en sus casas en Madrid, España, el 5 de abril de 2020. (Foto: Reuters)

RT / Bolivia Digital

Las muertes diarias por coronavirus en España disminuyeron este lunes a 637, frente a las 674 registradas el domingo. A pesar de que aún la cantidad de fallecidos es alta, es la cifra más baja desde el 24 de marzo.

Según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Salud español, el COVID-19 provocó el deceso de 13.055 personas desde que se detectara el primer caso desde hace poco más de un mes en esa nación.

Desde el inicio de la pandemia en el país ibérico, se reportaron un total de 135.032 casos positivos, un aumento de 4.273 personas frente a las cifras del domingo, y hay casi 60.000 hospitalizaciones.

Por otra parte, hasta este hoy 40.437 personas superaron el virus y recibieron el alta médica.

Las cifras que más preocupan son las de Madrid con 38.723 casos confirmados y 5.136 fallecidos, y Cataluña con 26.824 y 2.760 muertes.

“Tendencia descendente”

Por otro lado, en la rueda de prensa tras la reunión del Comité de Gestión Técnica, María José Sierra, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias sanitarias, informó que al menos 19.400 miembros del personal sanitario han sido infectados y, según los últimos datos recogidos en las Comunidades Autónomas, el 20% ha sido dato de alta.

Del total, un 10% fue ingresado a centros médicos y la mayoría tuvo tratamiento domiciliario. 

Sierra aseguró que la “tasa de crecimiento de la pandemia está disminuyendo en casi todas las comunidad autónomas”. “Es importante que pasen unos días, pero estas cifras confirman esta tendencia descendente que vamos observando”, añadió.

Pruebas

El Ministerio de Sanidad informó el domingo que se incrementará la capacidad de diagnóstico para confirmar o descartar la presencia del COVID-19 en la población. Desde el domingo y durante este lunes se reparte la primera partida de un millón de test de rápidos entre las comunidades autónomas y servirán de “complemento” a los test de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés). 

En este sentido, la doctora Sierra explicó este lunes que, hasta este momento, la estrategia de vigilancia se ha centrado en casos graves y en el personal sanitario. A partir de ahora, sin embargo, los esfuerzos se centrarán en la detención precoz con test rápidos y PCR de los casos leves o asintomáticos para aislarlos y evitar así la circulación de virus.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, también subrayó el domingo que los datos confirman una “fase de estabilización y ralentización de la evolución de la epidemia”. El ministro consideró que las estadísticas demuestran que la población está respetando la cuarentena impuesta por el Gobierno, e hizo hincapié en que se está haciendo todo lo posible para proteger la vida de las personas de la tercera edad.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que anunció este fin de semana que presentará al Congreso una nueva prórroga hasta el 26 de abril del estado de alarma, pidió a las Comunidades Autónomas un listado antes del 10 de abril de infraestructuras públicas y privadas para poder facilitar “el aislamiento” a aquellos ciudadanos que así lo deseen para evitar contagiar a las personas más cercanas.