El contrabando de medicamentos en Bolivia afecta la salud de la población. (Foto: Internet)

Bolivia Digital

El contrabando representa aproximadamente más del 20% de las ventas de la industria farmacéutica en el país, lo cual constituye más de 15 millones de dólares de evasión impositiva y destruyen más de mil fuentes de empleo por año en el país, indicó el economista y especialista en la distribución de productos farmacéuticos y cosméticos en Bolivia, Jaime Gonzáles.

“Hay un dato que aún no ha sido cuantificado y que debería de ser el más importante, que es el daño a la salud pública, cuánto daño económico produce que la gente use medicamentos que vienen de contrabando”, dijo.

El economista indicó que esos medicamentos no cuentan con un registro sanitario, no tienen los muestreos correspondientes y los daños a futuro por su consumo son considerables, como ser la intoxicación, además del costo que representa al Estado y a la misma gente por la curación.

“Esas personas se enferman y van a los centros de salud por intoxicación o cualquier tema similar y eso representa un costo gigante al Estado. Y eso tiene que ver también con la necesidad de las personas de consumir o de buscar productos a bajo precio, sin importarles el riesgo que ello conlleva”, continuó.

Competencia en el mercado

El economista indicó que existe una competencia fuerte entre los laboratorios nacionales y de importación, los cuales con precios económicos tratan de llegar al cliente final.

“El mercado de estos medicamentos en el país en una situación normal es que el mercado de libre mercado funciona de manera espectacular, existe una competencia durísima entre los laboratorios nacionales y los importadores de medicamentos por llegar al cliente final con precios bastante competitivos”, dijo.

En el país actualmente hay 29 laboratorios en 29 empresas que fabrican medicamentos y además hay aproximadamente 500 distribuidores de medicamentos legalmente establecidos.

“En Bolivia existe la presencia de una gran parte de los laboratorios internacionales, ya sea de oficinas propias de una operación de los distribuidores de medicamentos”, agregó al referirse sobre las empresas que garantizan los medicamentos bajo los protocolos establecidos.

En cuanto a los precios indicó que son competitivos, “los productos nacionales y los fabricados en la región tienen precios bastante competitivos y son de excelente calidad con respecto a los productos que vienen de Estados Unidos y Europa, pero tienen una competencia muy grande, que son los productos que provienen de China e India, que tienen unos costos mucho más bajos”, explicó.