Las informaciones sobre la expansión del coronavirus han cubierto todos los espacios informativos del mundo, a tal punto que algunos columnistas dicen que se trata de una “pandemia informática”.

En Bolivia, los medios dependientes del Estado han aportado a esta campaña, como era de esperar, y también lo han hecho los medios independientes, como también era de esperar.

Pero hay que preguntarse si los informes sobre este fenómeno son correctos, difundidos por medios que merecen la confianza de la gente, o si son solamente especulaciones.

Algunos medios han dicho que las informaciones sobre el avance del coronavirus son exageradas, porque no toman en cuenta las cifras del avance que tuvieron otros contagios, otros virus, en los últimos años.

Lo que ha propuesto la presidente Jeanine Áñez es que los medios de comunicación manejen las informaciones con mucha responsabilidad.

De lo que surge la urgencia de que la información sea precisa, porque si se trata de una guerra, hay que poner a todos los frentes en las mismas condiciones, sin ninguna preferencia.

El gobierno de la presidente Jeanine Áñez ha hecho todo lo necesario para difundir las informaciones que requiere la campaña de prevención, antes de que la expansión del virus provoque el pánico inevitable.

Otros países, como China, han optado por ocultar las cifras de los muertos provocados por la pandemia, pero se trata de un ejercicio perverso, pues consiste en defender a los vivos mintiendo sobre la cantidad de vivos que quedan.

Algunos informes denuncian que la industria farmacéutica ha sido la beneficiada..

En esa misma línea se manifiesta el argentino afincado en París, Pablo Goldsmtih, virólogo, bioquímico, farmacéutico, psicólogo y una infinidad de especialidades más, aparte de voluntario de la OMS para un gran número de misiones humanitarias.

Enn Bolivia, por el momento, la Cámara Nacional de Comercio (CNC) sugiere a la presidenta de Jeanine Añez, a través de una carta, la creación de un Comité Interinstitucional de Emergencia para la Recuperación Económica y del Empleo en Bolivia (CIERE) por efectos del covid-19.

La misiva fue enviada por el gerente General, Gustavo Jauregui, y el presidente de la CNC, Rolando Kempff, en la que argumenta que el pedido apunta a evitar que la economía boliviana caiga en una recesión profunda y es por ello que el planteamiento tiene el objetivo de analizar y delinear medidas urgentes.

También sugieren que el Comité debe ser encabezado por los ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Planificación del Desarrollo, de Trabajo; el Banco Central de Bolivia; la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero, y representantes de las organizaciones empresariales, trabajadores y especialistas en calidad de consultores invitados.

Entre las medidas que se deben analizar con urgencia están está la definición de mecanismos para la recuperación de la demanda, el consumo interno y la liquidez de las empresas; la recomposición de la cadena de pagos en todos los rubros productivos, comerciales y de servicios para asegurar la continuidad de las operaciones de proveedores y asalariados.

También señalan que tomar en cuenta el desarrollo de programas, medidas y políticas laborales que faciliten el mantenimiento del empleo formal para evitar reducciones de personal o salarios, e impulsen la reconversión laboral.

Ideas que el gobierno ha decidido tomar en cuenta.