El embajador Mostajo-Radji concedió una entrevista exclusiva al periódico Bolivia. (Foto: Juan Pablo Garcia)

Entrevista a Mohammed Mostajo-Radji, embajador boliviano de Ciencia, Tecnología e Innovación / Edición impresa

“Lo que el Gobierno intenta hacer es restaurar la economía, las fuentes laborales y mantener un número de infectados bajo”.

Hace cerca de un mes y medio que Bolivia se encuentra cumpliendo una cuarentena total para evitar la propagación descontrolada del coronavirus (COVID-19), lo que permitió retrasar la llegada al pico mayor de los contagios y el consiguiente ingreso a la meseta epidemiológica. 

El embajador boliviano de Ciencia, Tecnología e Innovación, Mohammed Mostajo-Radji, señaló que en este nuevo escenario se prevé que esta meseta se presente a finales de mayo o inicios de junio. 

El diplomático adelantó que en ese punto se espera que la cantidad de casos de coronavirus se duplique cada 10 días, lo que implicará que la curva “se aplanará” y Bolivia habrá logrado ganar una importante batalla al virus. 

¿Cuándo se levantará la cuarentena? 

Estoy seguro de que a todo el mundo le encantaría escuchar una fecha en la que la cuarentena se levantará, pero es una fecha que se modificará en función a las medidas que el Gobierno asuma. 

Nuestra cuarentena es una de las más estrictas en el mundo.  Tenemos una de las tasas de contagio más bajas del planeta: el índice mundial es de 5,5, mientras que el de Bolivia es de 1,2. Lo que esto nos dice es que el número de personas que un infectado está contagiando es muy bajo y eso se debe a que las medidas que asumió el Gobierno son exitosas. 

Si seguimos con estas medidas y mantenemos esa tasa, entonces estamos hablando de muy poco tiempo hasta que eliminemos el coronavirus.  

Sabemos que con la cuarentena dinámica habrá una fluctuación de los casos; lo que el Gobierno intenta hacer es un balance entre restaurar la economía, restaurar las fuentes de ingreso laboral y mantener un número bajo de infectados. 

¿La idea es mantener la cuarentena por lo menos hasta que se llegue a la meseta de la curva epidemiológica?

Correcto.

¿Cuál es la proyección oficial del Gobierno, cuándo prevén que lleguemos a la meseta? 

La proyección original que teníamos era que lleguemos en los primeros días de mayo, pero con las medidas de cuarentena eso se demoró. Ahora estamos hablando de que llegará a finales de mayo, principios de junio. 

Eso puede variar porque con la cuarentena dinámica vamos a abrir algunos municipios, vamos a cerrar otros, va a ser algo que se tiene que ir revisando  paulatinamente. 

En ese marco, ¿cuál es el objetivo de la cuarentena dinámica, que la meseta llegue según lo previsto, se adelante o se atrase? 

Para Bolivia, una medida de éxito es que el número de casos se duplique cada 10 días, ahora se está duplicando cada siete u ocho días. Si llegamos al número de cada 10 días, quiere decir que la curva está bastante plana; es más, estaría casi lineal. 

Es un parámetro muy importante y que estamos muy cerca de alcanzar, y sería el próximo triunfo del Gobierno de Bolivia. 

En la lucha contra la pandemia, ¿de qué manera se está trabajando en las innovaciones científicas tecnológicas para hacer frente al brote? 

Tenemos lo que es el comité científico que asesora a la Presidenta, que son ocho miembros; además, está el segundo comité, que asesora al Ministerio de Salud, que son sociedades científicas, de los colegios médicos y de distintas especialidades. Ambos comités tienen distintas funciones. 

La parte del Ministerio de Salud ve la atención del paciente en sí. La otra parte del comité que asesora a la Presidenta ve la parte más epidemiológica, estamos en constante comunicación con los comités contraparte de los otros países y con los distintos  grupos científicos que investigan temas de COVID-19.

¿Qué es lo que estamos haciendo? Incrementar la capacidad de prueba y la capacidad de actuar del país. Lo que decía muchas veces es que Bolivia heredó uno de los peores sistemas de salud, de hecho el número dos después de Haití. 

Nuestro sistema de salud no está mal solo en atención de pacientes, sino en temas de diagnóstico. 

Cuando llegamos a esta epidemia vimos que teníamos solo un laboratorio funcionando, luego habilitamos otros que son el Cenetrop en Santa Cruz, el Sedes en Cochabamba y el Inlasa en La Paz; además de estos se están habilitando laboratorios de PCR en Oruro, Potosí Chuquisaca y Tarija, se fortalece los de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, y probablemente se habilité otro en Beni.

Al mismo tiempo, hemos puesto en ciudades intermedias laboratorios también moleculares que se llaman Gen Expert, que tienen la misma fiabilidad que los PCR, de hecho son mucho más rápidos y hay menos chance de error humano. Estos se están colocando en ciudades intermedias como Cobija, Rurrenabaque,  Riberalta, Cochabamba, Oruro y Potosí 

¿Cuál es la estrategia del Gobierno? Es tener dos tipos de pruebas muy fiables, una más rápida que la otra, pero la otra que es más lenta, tiene más capacidad de procesar más pruebas por día. 

Se han visto las distintas proyecciones epidemiológicas y se está adaptando la reacción del Gobierno nacional a los números proyectados 

En la parte de respuesta, de acondicionar los hospitales, que tenían un déficit de 1.100 camas de terapia intensiva, el Gobierno nacional, a través de distintas negociaciones diplomáticas, ha podido conseguir 750 respiradores: 500 que hemos comprado y que empezarán a llegar la próxima semana, y 250 que fueron donados por el Gobierno de Estados Unidos, que todavía no nos han confirmado la fecha de entrega. 

Estos serían respiradores, que se habilitarán con los otros componentes que son las camas de terapia intensiva y todos los accesorios necesarios.

Algo interesante es que vamos a tener centros de referencia COVID-19, quiere decir que son hospitales de referencia donde los pacientes van a ir, esto reducirá el número de personal necesario para atender un mayor número de pacientes.