Ciudadanos hacen fila para ingresar a un banco en la ciudad de Belém, en el estado de Pará, Brasil. (Foto: EFE)

Bolivia Digital

En Brasil había contagios por COVID-19 desde la primer semana de febrero, 20 días antes del primer caso registrado por las autoridades de salud en ese país y 40 días antes desde que se confirmaran contagios comunitarios, señala un estudio de la Fundación Osvaldo Cruz.

Los expertos de dicha Fundación basaron su investigación en una inferencia a partir de los registros de defunciones en ese país, donde el primer deceso se produjo a principios de marzo.

Los investigadores sostienen que la fiesta del carnaval en Brasil —a la que asisten miles de extranjeros de todo el mundo— ayudó a la propagación del virus, pues presumen que algún —o algunos— ciudadano de otro país que ya padecían la enfermedad asistieron a esa celebración y luego contagiaron a otras personas, con lo cual se iniciaron los contagios comunitarios.

“El estudio estima que, al igual que Estados Unidos o en Italia, en Brasil ya existían contagios comunitarios mucho antes de que las autoridades de esas naciones lo informaran”, señala un reportaje de AFP.

El gobierno brasileño confirmó el primer contagio por COVID-19 el miércoles 26 de febrero y la primera muerte a principios de marzo.

A la fecha, ese país ya tiene 178,883 personas infectadas con el virus, de las cuales 12.484 perdieron la vida, de acuerdo con cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Con información de AFP TV.