Fotos: Jorge Mamani

Angela Marquez Aguilar/

El invierno daña a las plantas, afecta su desarrollo y hasta puede matarlas, lo que arruina el laborioso trabajo y tiempo que se emplea para mantenerlas vivas. Para no perderlas es necesario aplicar técnicas meticulosas de cuidado hasta llegar a la primavera. Además, es indispensable abrigarlas para evitar que mueran congeladas a causa de las bajas temperaturas que se presentan en la estación.

En invierno el cuidado de las plantas es importante porque al igual que las personas necesitan ser protegidas del frío para posibilitar su supervivencia.


Lo primero que hay que tener en cuenta cuando se trata de cuidar a la vegetación durante la estación invernal son las bajas temperaturas. Las plantas que están en el jardín son las que más sufren. No obstante, aunque el exterior suele ser más frío que el interior, sin un buen cuidado las que se encuentran dentro de la casa también pueden ser afectadas.
El gerente de operaciones de la Empresa Municipal de Áreas Verdes Parques y Forestación (Emaverde), Gonzalo Ontiveros, recomendó que en esta época del año es importante controlar el riego a las plantas, cuando una persona se disponga a regarlas debe hacerlo entre las 09.00 y 15.00.

“No podemos comenzar a regar desde las 07.00 porque se congelarían por las bajas temperaturas (…). La planta debe estar húmeda y podrá absorber lo que requiere, sobre todo los árboles, arbustos y flores”, explicó.
Si están dentro de las casas deben ser regadas dos veces a la semana, pero es necesario mantener seco el recipiente que retiene el agua de la maseta, ya que conllevaría a la aparición de hongos o la putrefacción de las raíces.


Si la planta se encuentra en el jardín, es recomendable rociar agua día por medio, tres veces por semana, de manera equilibrada sin dejar charcos para que estos no se congelen durante la noche y afecten la vegetación.

Temperatura

Los expertos sostienen que algunas plantas pueden soportar el frío, mientras que otras se marchitan y mueren, por eso es importante conocer las características de cada especie antes de adquirirlas. También hay que considerar el piso ecológico en el que viven para evitar que sufran por el invierno o mueran por el exceso de calor en interiores cuando se usa calefacción.


Las personas que las conservan en sus salas u oficinas deben asegurarse de no tenerlas en temperaturas muy elevadas, ya que cuando se apaga la calefacción éstas se resecan si no las riegan de manera constante y por las noches el clima es más frío que en el exterior y eventualmente puede ser mortal.


Cuando las plantas están en el interior de una casa u oficina, lo recomendable es que estén cerca de las ventanas para recibir los rayos del sol, según Ontiveros, porque es importante para realizar la fotosíntesis, un proceso biológico, en el que capturan la energía de la luz solar para fabricar su propio alimento y liberar oxígeno a partir del dióxido de carbono y el agua.


La vegetación que se encuentra afuera puede sufrir consecuencias si no se cuidan adecuadamente. El biólogo Odell Kittelson indicó que en diversos lugares las personas las tapan con yute o bolsas de plástico para evitar que se congelen y sus células revienten (se produce una necrosis cuando sus hojas se decoloran a negras).

Kittelson indicó que el invierno en La Paz también se caracteriza por su sequedad y esta condición afecta más a las plantas, por lo que recomendó tenerlas en masetas grandes y con agua, pero no en exceso.
Otra de las opciones recomendadas es usar una botella con agua, con un agujero pequeño en la tapa, y enterrarla boca abajo junto a las plantas. Este procedimiento mantendrá húmeda a las plantas y no dejará que se congelen durante la noche.

Fertilizantes
Para proteger a las plantas durante el invierno, también es recomendable usar algunos fertilizantes o abonos, que aportan sustancias beneficiosas para fortalecerlas.


“En el abonado se incorpora materia orgánica como la turba, estiércol de ovino, compost, entonces esto es para nutrir y para atemperar las raíces”, explico Ontiveros.

Según las tradiciones, cuando se pone abono natural a una planta ésta se mantiene caliente y es beneficiosa en tiempos de frío.
Para fortalecer las plantas, el jefe de Producción de Viveros de Emaverde, Sergio Zambrana, sugirió cavar unos 10 centímetros alrededor de la planta y mezclar la tierra con los fertilizantes o el mismo abono.


“Hay que mover la tierra para que se compacte y así no les costará alimentarse”, dijo al momento de mostrar todas las plantas que se cultivan en el vivero de Emaverde en la zona de Sopocahi, La Paz, que al año saca más de 150 mil plantines para reforestar la ciudad y también para vender a hogares que garanticen su cuidado.

Según Kittelson, algunas veces el abono suele acidificar la tierra, si esto ocurre es necesario contrarrestar con cal o piedras en polvo para que el ácido disminuya en el suelo.

Trasplante y poda
Las plantas no crecen en invierno y es buen momento para realizar trasplantes y podas, porque si se realiza en otra estación del año se puede afectar el crecimiento y la floración de las plantas.


Cuando se realizan los cortes de árboles, arbustos y flores, también hay que ser cuidadosos, deben ser limpios para evitar una mala cicatrización, por lo que el gerente de Operaciones de Emaverde recomendó la asistencia de experto que ayude en ese proceso.


“Los frutales si requieren de una poda porque en esta época entran en un periodo de dormancia, necesitan frío para recuperar en primavera, por eso hay que hacer una poda de las ramas que ya han fructificado”, indicó.


Para Ontiveros, la mejor época del año para trasplantar es durante el reposo invernal, periodo en el que la planta apenas notará el cambio de lugar. Lo más recomendable es esperar al final del invierno, pero siempre con la ayuda de un profesional para no dañarlas.

Funguicida natural


Una receta casera es la canela en polvo, que es un fungicida natural fácil de obtener. Para usarla de manera adecuada, se esparce una pequeña cantidad por la superficie de la tierra o las zonas afectadas.

En el caso de que los hongos aparezcan en las hojas, se pulverizan con una mezcla de un litro de agua y una cucharada de bicarbonato de sodio, que servirá tanto para las hojas como para la tierra de la planta.
Además es importante estar pendiente de que no les entre ningún tipo de plaga que las pueda afectar. –