ULT 15 - F1 - CASODUCTO - URGENTEBO

 

Redacción central – Edición impresa

La explosión que se produjo en el Gasoducto Carrasco-Cochabamba (GCC) fue planificada por personas que conocían el área, afirmó el viceministro de Industrialización, Comercialización y Almacenaje de Hidrocarburos, Iver Pinto.

“Tengo entendido por los datos que nos ha pasado YPFB (Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos) que el ducto ha sido saboteado de manera muy profesional. Hubo un estudio del ducto, un trabajo de inteligencia previo al hecho y lo hicieron personas especializadas en el tema. (…) Ha habido probablemente un sabotaje interno”, declaró la autoridad a Urgentebo.

El incidente se produjo luego de que Evo Morales renunció a la Presidencia del Estado el 12 de noviembre. En esa oportunidad se informó que un grupo de cocaleros del Chapare hizo explotar una parte del ducto que suministraba de gas a la mayor parte del occidente del país.

Por los datos que tiene el Ministerio de Hidrocarburos, este hecho pudo ser planificado con gente de YPFB que conocía el funcionamiento del campo gasífero, sostuvo la autoridad.

Pinto indicó que este caso está en proceso de investigación con el fin de esclarecer el hecho. Señaló que este delito no quedará en la impunidad y que los responsables serán sancionados conforme a ley.

“El daño no se lo ha hecho a una persona o a dos personas, el daño se lo está haciendo al Estado, son recursos del Estado los que se están perdiendo. La afectación es al pueblo boliviano en general, y así lo entendemos nosotros y así lo vamos a tomar”, resaltó la autoridad según el periódico digital.

Tras la explosión del ducto, la estatal petrolera, preliminarmente, informó que se causó un daño económico de 14 millones de dólares. Las industrias farmacéuticas, cervecera, empresas panificadoras y la planta de urea y amoniaco de Bulo Bulo fueron las más afectadas con el incidente.