Representantes del Gobierno venezolano y la oposición luego de la última ronda de negociaciones en México.

• RT /

La reciente extradición a territorio estadounidense del diplomático venezolano Alex Saab aumenta las tensiones entre ambos países, luego de los señalamientos del portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Ned Price, en contra del gobierno de Nicolás Maduro y la respuesta de Caracas.

En un comunicado, la Cancillería venezolana rechazó lo expresado por Price, quien instó al mandatario del país sudamericano a “poner fin a los abusos contra los derechos humanos” y permitir unas “elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales y locales libres y justas”.

Venezuela acusó al Gobierno de EEUU de ser “una poderosa maquinaria mundial para la violación sistemática de los derechos humanos y la violación flagrante y permanente del derecho internacional”.

La extradición de Saab, a quien un Tribunal le impuso ocho cargos en contra —siete por presunto lavado de dinero y uno por supuesta conspiración para cometer este delito—, generó, además de las manifestaciones de repudio en Caracas, la suspensión de la participación del Gobierno de Venezuela en las conversaciones con la Plataforma Unitaria de la oposición, previstas para el domingo pasado en Ciudad de México.

Hasta ahora hay incertidumbres sobre la reanudación de las negociaciones. Al respecto, Maduro afirmó el lunes: “Evaluaremos qué va a pasar con esos diálogos, después evaluaremos. Por ahora, estamos indignados y protestando y enfrentando la injusticia, después veremos”

La extradición de Alex Saab

En el comunicado, la Cancillería venezolana ratifica que considera “ilegal” y un “secuestro” la extradición de Saab, que en septiembre fue designado como representante de la delegación gubernamental en el proceso de diálogo en México.