Bolivia Digital / Correo del Sur

La esposa del primer caso positivo de coronavirus en la ciudad de Sucre, del departamento de Chuquisaca, denunció en la radio del diario Correo del Sur la actitud de las autoridades sanitarias que trataron el caso, ya que afirma que existieron contradicciones y falta de auxilio.

“El 24 de este mes, ya que vi que no le pasaba (la fiebre) a mi esposo, llamé al 800102930 y ellos (una brigada médica) vinieron, entonces lo ven, le dicen ‘meta aire, vamos a contar a hasta 10’ y no sé qué, se dieron cuenta de que le faltaba el aire, dijeron ‘lo vamos a internar, aliste sus cosas”, a eso de las 16.00 se lo llevaron”, expresó la pareja del paciente con COVID-19.

Posteriormente, los médicos que acudieron a su domicilio cambiaron de opinión y lo enviaron de retorno a su casa con indicaciones de continuar tomando paracetamol (un medicamento usado para bajar la fiebre). “Me dicen que parece que habló con un doctor , que ‘no, no lo vamos a internar, solamente dele paracetamol’ ¿De cuánto?, pregunto, ‘¿le está dando?’ Sí, desde que llegó con fiebre, el de 500. ¿Cada qué tiempo le doy? ‘Cada ocho horas’, pero me di cuenta que cada seis horas le viene la temperatura y eso es raro. ‘Dele nomás de 500’, me respondió”, explicó a Correo del Sur Radio.

Según su versión, ese mismo día, a las 18.00, la brigada médica volvió a su casa y tomó una muestra, pidiendo que la familia se someta a cuarentena domiciliaria y que el resultado sería comunicado al día siguiente. Nada de eso ocurrió, sino hasta la noche del viernes 27, cuando el Ministerio de Salud informó del caso positivo.        

Según el testimonio de la mujer, con el pasar de los días el deterioro de salud de su esposo fue agravándose: la fiebre era incontenible, venía acompañada de ataques de tos incontrolables y el viernes dejó de recibir alimentos.  

“Me dijo (el médico): ‘mañana vamos a llamar, entren en cuarentena, que entre su esposo, usted puede salir a hacer una comprita con guantes y barbijo’. Yo salí porque tenía que comprar sí o sí, compré lo más esencial que necesitamos y después no salí más, entré en cuarentena”, detalló.

El miércoles 25 la mujer volvió a llamar al call center habilitado por el Servicio Departamental de Salud (Sedes), no para averiguar por el resultado de los exámenes, sino para contar detalles del cuadro de salud agravado y pedir asistencia, según contó. No recibió auxilio, quien le contestó le dijo: “Me dicen que ‘no se preocupe, si no le llamaron es que salió negativo, tiene que estar tranquila’. Ah, ya, le digo, pero por lo menos yo necesito algo”.  

El esposo de la señora es un hombre de 38 años que se registró como el primer contagiado con coronavirus del departamento. Es un caso importado de Cochabamba, según el rastreo que estableció el Sedes de Chuquisaca, que anoche acusó de descuidado al individuo.

Situación actual

El contagiado fue internado en un centro hospitalario de la ciudad ayer, tras difundirse su caso a nivel nacional.

“Dijeron que iban a venir, pero nunca vinieron, cuando sale positivo dicen que lo van a internar, ayer en la noche, cuando ya mi esposo estaba mal. Antes ellos no me dieron nada, yo les he dicho”, denunció.

Agregó que su marido no se descuidó y tampoco quebrantó ninguna ley, sino que desconocía hasta ayer que era portador del coronavirus. No recibió atención médica oportuna.

“Ese es el temor que tengo, la falta de conocimiento. ¿Qué dicen ellos?, que él, mi esposo, presentó fiebre el 21, que él tenía conocimiento del riesgo (…). Eso es mentira, eso dijo el doctor Maturano”, explicó la esposa del infectado.

Contó que a las 09.30 de hoy tocaron su puerta y que seguramente era personal sanitario para hacerle control a ella y a sus dos hijas. “Ahorita están tocando, estoy segura que voy a salir y nos van a medir, nos van a preguntar si tenemos temperatura”, señaló.

La mujer dijo que tiene fiebre y teme haberse contagiado.

“Por desgracia será que mi cuerpo habrá aguantado y dicho ‘hasta que mi esposo esté internado’, recién anoche me he dado cuenta de que me está dando temperatura, estoy tomando paracetamol, no tengo tos, he sentido que me ha dado fiebre”, detalló la mujer.     

Insistió en su versión de que “nosotros en ningún momento hemos imaginado que mi esposo iba a tener (coronavirus), él no quebrantó ninguna ley, porque el 18 de marzo recién se decretó la cuarentena total”.

Dijo temer por su salud, pero sobre todo por la de sus hijas, una de ellas menor de edad. Igualmente reclamó que uno de sus vecinos filmó la llegada de una ambulancia a su casa, por lo que teme por su seguridad y represalias en la zona en la que viven.  

“Yo no hablé porque no puedo salir, y es un inquilino (el que filmó), si no me equivoco de aquí a lado. No tengo nada que esconder, tengo que cuidar a mis hijas, avisé a las personas que conocía (…), no sabíamos que íbamos a ser los primeros, peor, pensábamos que (su marido) se había hecho pasar con el frío”, insistió 

Declaró al finalizar la entrevista: “Tengo una hijita menor, a la que cuidábamos juntos (refiriéndose al infectado), pero ahora no sé qué voy a hacer, porque es muy probable que ya tenga coronavirus… Solo sé que tengo que proteger a mis hijas”.