Familias con hijos sin matrícula escolar y e indocumentados están marginadas de los bonos

Veiska Soto / Bolivia Digital

Las personas indocumentadas y aquellas familias con hijos que no fueron matriculados están excluidos de los bonos creados por el Gobierno para atenuar los efectos de la cuarentena forzada por la pandemia del coronavirus. Este grupo es uno de los más postergados de la sociedad.

La evaluación corresponde a la Dirección de Política Social de la Gobernación del departamento de La Paz, que hizo un estudio técnico y socioeconómico cuando se hizo la distribución de alimentos a familias del área rural, además de zonas periurbanas de La Paz y El Alto.

En ese grupo existen familias dedicadas al comercio informal, cuyo ingreso promedio era de Bs 15 por día (menos de dos dólares) antes de la cuarentena.

Abuelos sin documentos de identidad actualizados, que además crían a sus nietos, están en este grupo. Ellos también carecen de transporte para acudir a las entidades financieras, generalmente alejadas de sus viviendas, señaló el director de Política Social de la Gobernación paceña, Eugenio Vásquez.

Por su parte, la secretaria de Desarrollo Social Comunitario, Patricia Díaz, indicó que entre las personas que no tienen documentos personales y están excluidas de los bonos estatales también se encuentran “madres solteras cuyos hijos no están en la escuela”.

La Gobernación entregó ayuda humanitaria en los barrios de Cuarto Centenario, Alto San Isidro, Alto Sopocachi, Llojeta, San Pedro, Villa Nuevo Potosí, Alto Chijini, El Tejar, Kollasuyo, Zona Norte, Challapampa, Vino Tinto, Achachicala, Plan Autopista, Periférica, Villa Fátima, Pampahasi y el Distrito 7 de El Alto.

En la Urbanización 21 Octubre B del Distrito 7 de El Alto se detectó el desalojo de tres familias que alquilaban viviendas, las mismas que ahora se encuentran en la sede social vecinal en “condiciones precarias”.