Algunos productos de la canasta familiar.

Según la organización, los países deben desarrollar políticas comerciales y fiscales que mantengan abierto el comercio mundial para evitar alteraciones en los precios domésticos o reducciones en la oferta de alimentos.

Bolivia Digital

La pandemia causada por el coronavirus en el mundo repercutirá en un incremento del hambre y la pobreza en los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), según un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Según el estudio, realizado a solicitud de la presidencia pro témpore de México ante la Celac, el principal desafío en el corto plazo es garantizar el acceso a los alimentos de la población que cumple las medidas de seguridad sanitaria, especialmente para quienes perdieron su fuente de ingresos.

La FAO señala que la región ha visto empeorar su seguridad alimentaria en los últimos años y que la pandemia impactará de forma severa a aquellos países que ya presentaban una condición de inseguridad.

Medidas para enfrentar la crisis

Para enfrentar la reducción de la capacidad adquisitiva de acceso a los alimentos, la FAO recomienda reforzar los programas de apoyo nutricional para madres en edad fértil y niños menores de cinco años, asegurar la alimentación escolar, expandir los programas de protección social y promover hábitos de consumo saludable.

Por garantizar la oferta de alimentos, la organización pide facilitar el transporte y acceso económico a insumos productivos (semillas, fertilizantes, piensos) y a maquinaria e infraestructura.

Para mantener la disponibilidad de alimentos básicos, es clave mantener el funcionamiento de las explotaciones agropecuarias, con especial atención a la agricultura familiar campesina, pero sin excluir las de mayor tamaño.

Apoyar el transporte, procesamiento y envasado de productos agropecuarios y pesqueros, resolver problemas logísticos de las cadenas de valor alimentarias y garantizar la operación de los puntos de venta al por menor, mercados y supermercados, son medidas claves para mantener vivo el sistema alimentario regional.

El informe de la FAO para la Celac destaca la importancia de que los países desarrollen políticas comerciales y fiscales que mantengan abierto el comercio mundial y evitar alteraciones en los precios domésticos o reducciones en la oferta de alimentos.
También recomienda a la Celac reactivar su Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Plan SAN Celac), adecuándolo al nuevo contexto, y fortalecer acuerdos políticos para impulsar el comercio de alimentos entre los países miembros.

Plan nacional

La ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Eliane Capobianco, informó que presentará al gabinete ministerial una política de reactivación del sector agropecuario del país, que incluye una serie de acciones de apoyo poscoronavirus.

Apuntó que la situación para el sector productivo es complicada, por lo que se analizan las formas de apoyarlo.

“Estamos viendo la manera de ayudarlos planteando una política de reactivación”, agregó.