Bolivia Digital

Luego de al menos ocho meses de inactividad debido al destrozo y quema que sufrió en noviembre de 2019 a manos de afines y simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), este viernes por la mañana fue entregado el nuevo edificio de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de El Alto.

La ciudadanía alteña aseguró que la reconstrucción del edificio policial, ubicado en la avenida Jorge Carrasco, entre calles 1 y 2, es el resultado del trabajo de los mismos policías que cambiaron el uniforme verde olivo por el overol, la pala, la picota y el cincel; y durante este tiempo realizaron trabajos de albañilería para beneficio institucional y de la población.

El coronel Walter Sossa, director de la fuerza anticrimen alteña, manifestó que a pesar que pasaron muchos meses, aún repercute el dolor en todos los alteños al recordar los disturbios, luego de las elecciones del 20 de octubre de 2019, protagonizados de varios grupos de personas que se organizaron para causar el terror en toda la ciudad de El Alto.

“Se vieron afectadas las infraestructuras y las investigaciones en curso, incluso esas acciones vandálicas afectaron la vida de uno de los efectivos que resguardaba el Comando Regional como es el caso del suboficial segundo Juan José Alcón Parra”, dijo.Agregó que no solo se reinauguró el edificio, sino que se participó en el renacimiento del hogar de los policías, por ello, agradeció a todos sus camaradas que colaboraron en la reconstrucción sin descuidar la atención de los casos.

Estamos al servicio de la sociedad y este edificio es una muestra de la fortaleza de la Policía y de su capacidad de resiliencia. Hoy más que nunca el verde olivo está de pie y este es un día de homenaje a todos los héroes policiales”, manifestó.

En noviembre de 2019, varias turbas enardecidas quemaron, destrozaron y saquearon al menos ocho estaciones policiales de El Alto.
A pesar de la resistencia policial, el gentío, con el pretexto de respecto a la Wiphala, destrozó por completo los inmuebles de la FELCC, FELCV, Tránsito, el Comando Regional y estaciones policiales.
A partir de esa fecha, la Policía tuvo que recurrir a la ayuda de otras instituciones como la Alcaldía de El Alto, y trabajó en ambientes prestados.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, a tiempo de inaugurar el edificio, pidió un minuto de silencio en homenaje a los 48 policías y los más de 1.000 bolivianos que perdieron la vida por coronavirus.
“Vamos a perder a muchos más y depende mucho de nosotros contener aquello. Debemos ser disciplinados y organizados, cuidarnos para superar esta maldita enfermedad a fin de que mañana trabajemos para superar los problemas económicos”, apuntó.

Agregó que los destrozos, saqueos y quema de las unidades policiales fueron promovidas por gente foránea a El Alto y que fue pagada.
“No permitamos que nos engañen, necesitamos ayudarnos entre bolivianos, no confrontarnos entre nosotros porque nos lleva al duelo y a la muerte”, remarcó.

En el marco de la lucha contra el COVID-19, censuró la actitud de los asambleístas del MAS que bloquean la llegada de ayuda internacional para la salud y el pago de bonos.

“Estamos preocupados porque todo el mundo quiere ayudar a Bolivia con donaciones y créditos para fortalecer la salud y entregar bonos, pero nos duele que no podemos acceder porque la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) bloquea el apoyo internacional. Los 2/3 del MAS no quiere apoyar la llegada de dinero para apoyar a los bolivianos a fin de que haya mejores condiciones de salud, por ello les pido a los asambleístas que se pongan la mano en el corazón porque han sido elegidos para ayudar al pueblo y no para torturarlo”, aseveró.

En este remozado ambiente policial funcionarán las diversas divisiones como Homicidios, Delitos Económicos y Financieros, Trata y Tráfico de Personas, entre otros.

En el acto de reinauguración también participó el fiscal departamental de La Paz, Marco Antonio Cossio, el capitán Dorian Ulloa, secretario general de Seguridad Ciudadana de El Alto, el general Rodolfo Montero, comandante de la Policía.