Fotos: Jorge Mamani

• Gonzalo Jallasi /

“Llevate caserita: zanahoria te voy a dar a 25 bolivianos la lata, fresquita, recién llegadita de Cochabamba”, dice una comerciante que desde hace más de cinco años vende verduras en la feria campesina de Villa Dolores.

Como ella, centenares de personas se dan cita todos los martes y viernes en la feria alteña que en la última década se ha convertido en el máximo referente del movimiento económico de esta urbe.

Cada día de feria se estima que participan más de mil vendedores y reciben a más de 3 mil visitantes de La Paz y El Alto, por lo que fácilmente se logra generar un movimiento económico de al menos medio millón de bolivianos.

“Los vendedores de la feria de la Ceja y de otras zonas realizan sus compras en Villa Dolores y posteriormente revenden esos productos, incluso los comerciantes de mercados y restaurantes de La Paz vienen a comprar en este lugar”, indica otra caserita del lugar.

linkedin