Las nacionaes indígenas del Oriente mostraron sus artesanías, textiles y producción intelectual. (Foto: Jorge Mamani)

• Redacción Central /

Una variedad de trajes, sombreros, artesanías, máscaras y otras expresiones culturales se exhibieron ayer en la nueva infraestructura de la Asamblea Legislativa Plurinacional. El evento estuvo organizado por el Instituto Plurinacional de Estudio de Lenguas y Culturas (IPELC).

Itonomas, quechuas, aymaras, lecos, guaranies y varios pueblos indígenas hicieron gala de sus mejores trajes, prepararon sus alimentos típicos y mostraron su producción intelectual a todos los que asisitieron a la feria. El evento se realizó como homenaje a los 36 pueblos indígenas originarios campesinos, con el objetivo de revalorizar  y hacer conocer su cultura.

El director general ejecutivo del IPELC, Walter Gutiérrez, sostuvo que la actividad se realizó por invitación del presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani.

“La nueva infraestructura tiene  las medidas 36×36, números que coinciden con las 36 naciones indígenas originarias campesinas”, destacó Gutiérrez.

El ejecutivo manifestó que pese a que son 36 naciones originarias reconocidas por la Constitución Política del Estado (CPE), sólo se tiene registro de 34 etnias vivas.

Los movima se sitúan en el centro de las planicies del Beni. La primera Misión entre los movima fue la de San Lorenzo, fundada por el padre Baltasar Espinoza en 1708.

Gutiérrez recordó que Bolivia no sólo esta compuesta por sus nueve departamentos sino por sus diversos pueblos. “El estado nacional descansa sobre la esencia de sus pueblos indígenas originarios campesinos”, añadió.

COSTUMBRES

Tania Mamani, coordinadora de la nación Aymara, explicó que en el evento mostraron tejidos hechos con lana de alpaca, oveja, además de investigaciones sobre el origen y la elaboración del chuño (alimento típico de la región andina que consite en la deshidratación de la papa), entre otras producciones intelectuales.

 Ángel Edin Cartagena, representante de la nación Tacana, expresó que su pueblo le tiene devoción a los cerros, árboles y animales.

“Nos alimentamos de animales que cazamos del monte, de los huevos de peta y de las frutas frescas que conseguimos de los árboles”, añadió.

Jhasmani Chinva, que proviene de la etnia mosetén, explicó que su nación está organizada en el principio de la convivencia, hermandad, respeto y reciprocidad.

“El pueblo Mosetén está vivo para luchar por su existencia”, dijo.

El pueblo Tapieté se ubica en los extensos territorios del chaco tarijeño. Intercambian sus productos con otras etnias de la zona para acceder a otros recuros básicos.

Reynaldo Baldera afirma que su pueblo es rico en medicina tradicional, se dedican a la pesca, caza y  crianza de animales.

PLAN DEL DECENIO

Este año se realizó el Lanzamiento del proceso de consolidación del Instituto Iberoamericano de Lenguas Indígenas y la presentación del Plan Maestro del Decenio Internacional de las Lenguas Indígenas 2022-2032 con los objetivos de preservar, valorar y fomentar el uso de las lenguas indígenas.

Para la actividad, el IPELC tiene previsto aprobar una ley que posibilite resarcir los daños a las lenguas indígenas originarias.

“Hemos conformado un comité interinstitucional con el que se redactó un plan estratégico. En muchas naciones existen lenguas en terapia intensiva y todas ellas están en estado vulnerable”, manifestó.

DIALECTOS EN EMERGENCIA

La nación chiquitana tiene alrededor de 180 mil habitantes, los hablantes no llegan a 4 mil.

De las 20 lenguas que existen en la amazonía todas están en alto riesgo de perderse por la castellanización.

El quechua y el aymara están en estado vulnerable.

En Bolivia existe 34 idiomas reconocidas.

linkedin