El Presidente de Argentina en su intervención en la Cumbre de las Américas. (Foto: Télam)

• Redacción Central / Agencias

Durante la IX Cumbre de las Américas, que se realiza en Los Ángeles, Estados Unidos (EEUU), el presidente de Argentina, Alberto Fernández, denunció que la Organización de Estados Americanos (OEA), bajo la presidencia de Luis Almagro, fue utilizada como gendarme para facilitar el golpe de Estado en Bolivia, entre octubre y noviembre de 2019.

En ocasión de su intervención, como presidente pro témpore de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), también criticó el endeudamiento insostenible que otorgó el Fondo Monetario Internacional (FMI) al gobierno de Mauricio Macri y ratificó el reclamo por la soberanía de la República de Argentina sobre las islas Malvinas.

 “Se ha utilizado a la OEA como un gendarme que facilitó un golpe de Estado en Bolivia”, sostuvo el dignatario argentino, quien, además, señaló que es urgente la necesidad de reconstruir las instituciones que fueron pensadas precisamente para integrarnos.

DESTITUIR A ALMAGRO

 Fernández dejó claro que, si la Organización de Estados Americanos quiere recuperar su representación regional, se debe destituir de inmediato a Luis Almagro como Secretario General.

“La OEA, si quiere ser respetada y volver a ser la plata forma política regional para la cual fue creada, debe ser reestructurada removiendo de inmediato a quienes la conducen”, sostuvo.

UNIDAD

Asimismo, lamentó que en la IX Cumbre de las Américas no estén presentes todos los gobiernos que son parte del continente para encarar un debate propicio. “En esta Cumbre debemos analizar el presente y proyectar el mañana en post de una reconstrucción creativa del multilateralismo. No se puede imponer un pensamiento único en un mundo que exige la armonía sinfónica frente a los dramas comunes”, precisó.

Asimismo, el presidente Fernández fustigó con vehemencia la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua —aunque sin nombrar a este último país—, así como la política de bloqueos implementada históricamente por Estados Unidos contra Cuba.

CRÍTICO

Según Página 12, el discurso de Fernández adoptó un fuerte tono crítico que abarcó no solo la geopolítica, sino cuestiones que hacen a la política interna como la renta inesperada.

Tal vez, los ocho minutos que el discurso tuvo como límite, como el de todos los mandatarios que participaron, Biden en la apertura, y luego los presidentes de Bélice, Panamá, Paraguay, contribuyeron a que cada idea fuese expresada con contundencia, aún cuando su intervención abarcó una cantidad de temas, que incluyeron hasta la defensa de los derechos humanos como símbolo de la democracia argentina y el reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas.

“Definitivamente hubiésemos querido otra Cumbre de las Américas. El silencio de los ausentes nos interpela. Para que esto no vuelva a suceder, quisiera dejar sentado para el futuro que el hecho de ser país anfitrión de la Cumbre no otorga la capacidad de imponer un ‘derecho de admisión’ sobre los países miembros del continente”, enfatizó Fernández. Denunció también que “el mundo central ha fijado reglas financieras evidentemente inequitativas”.

“Desde la periferia en la que nos colocan, la América Latina y el Caribe miran con dolor el padecimiento que sobrellevan pueblos hermanos”, precisó.

México plantea sustituir el modelo de la OEA

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, aseveró ayer que el modelo actual de la Organización de Estados Americanos (OEA) está agotado y es necesario que sea sustituido por otro basado en el respeto mutuo, como ejemplo señaló que la institución se posicionó en contra de la democracia boliviana en los hechos de 2019.

En entrevista exclusiva para Telesur, el Canciller mexicano indicó que «se necesita hacer un grupo de trabajo, de reflexión, para plantear cómo cambiamos el modelo actual (de la OEA), porque el modelo actual ya se agotó».

 «Ese modelito ya se acabó, está agotado, no tiene ninguna posibilidad. Lo que estamos planteando es que sea sustituido por otra forma de organización basada en el respeto mutuo (…) y beneficio para todos», enfatizó el diplomático.

Además aseguró que la última participación de la OEA está tipificada en dos cosas: el golpe de Estado ocurrido en 2019 en Bolivia, al «que se prestaron para ir en contra de un proceso democrático», y en el silencio de la organización durante la pandemia.

Con respecto al golpe de Estado en Bolivia, dijo que los estudios elaborados sobre la participación de la OEA demuestran que actuó «en favor de una interrupción de la secuencia democrática del país.

No tienen autoridad política (…) Ya se agotó esa etapa y ahora deben entrar a otra». Sobre la exclusión de naciones en la Cumbre de las Américas, específicamente Venezuela, Nicaragua y Cuba, el Canciller mexicano reiteró que «no debe excluirse a nadie. Eso presupone una decisión unilateral de un país respecto a integrantes de la comunidad» que componen el continente.