Un grupo de militares se enfrenta a pobladores de Sacaba, en 2019. (Foto: Archivo)

Bolivia

En el marco de la cooperación castrense para aclarar los hechos luctuosos de Senkata y Sacaba, a finales de 2019, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general de brigada aérea César Moisés Vallejos Rocha, anunció que pedirá informes a las instancias correspondientes para conocer si es que en ambas masacres había satinadores del Ejército.

“Tenemos documentos respecto a los planes de operaciones ejecutados en esas fechas y así conoceremos qué gente estuvo implicada y no implicada, con nombres y apellidos. Estamos para colaborar con las investigaciones”, manifestó una vez posesionado en el cargo.

La autoridad garantizó toda la colaboración de las Fuerzas Armadas para esclarecer las investigaciones.

“Se trata de documentos que se han pedido, y de acuerdo a las necesidades de las investigaciones serán entregados. Las Fuerzas Armadas permitiremos que se llegue al esclarecimiento de los hechos del año pasado, no tendremos inconvenientes en colaborar con las investigaciones y establecer responsables, porque la justicia está para eso y nosotros para colaborar”, dijo.

Informe del idif

Según el informe del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) respecto a esos hechos, se realizaron autopsias a 30 cadáveres, y se hallaron proyectiles de 22, 9 y 5.56 milímetros, además de postas y perdigones.

De los 30 fallecidos, 27 murieron por impacto de bala y tres por otras causas: traumatismo cráneo encefálico y policontusiones.

El anterior gobierno había asegurado que los proyectiles habían sido disparados por los propios movilizados.