Los uniformados controlan la circulación de peatones. (Foto: voanoticias.com)

Bolivia Digital

Tras confirmarse la ampliación de la cuarentena total hasta el 30 de abril, las Fuerzas Armadas decidieron modificar sus estrategias de control para garantizar mayor contundencia y que no se siga propagando la pandemia del coronavirus.

El general Alfredo Cuéllar, comandante de la guarnición militar de Cochabamba, informó que continuarán los controles estrictos junto con la Policía, pero que la estrategia de control y los patrullajes se realizarán en distintos horarios en todo el departamento con los 3.250 efectivos.

Asimismo, sostuvo que estos operativos serán móviles para abarcar todos los sectores, ya que hay gente que incumple esta disposición porque sabe dónde se encuentran los uniformados.

“Se modificarán los horarios y reiteramos a la población que se sienta protegida con las Fuerzas Armadas porque no coartamos sus derechos, sino que queremos evitar el contagio. Hay zonas en Cochabamba donde sus mercados funcionan como cualquier día, entonces serán patrullajes sectorizados en todas las zonas”, señaló en entrevista con la Red ATB.

La autoridad indicó que hay mayor dificultad para los controles entre las 05.00 y las 09.00, y de 12.00 a 15.00, debido a la gran cantidad de comerciantes y compradores, por ello recomendó a ambos sectores que limiten sus actividades y solo salgan de sus hogares a partir de la terminación de sus cédulas de identidad.

Remarcó que a pesar de que los uniformados están en constante contacto con la ciudadanía, no hay casos positivos de coronavirus entre el personal militar porque se cumplen todos los protocolos de bioseguridad.

“El ánimo entre los militares siempre está con la moral alta a pesar de que estamos en línea de contacto directo, hay cierto temor, pero no hay ningún militar con sospecha de contagio”, afirmó.