alave

 

Bolivia Digital

El fiscal departamental de La Paz, William Alave, informó que ayer se confirmó la muerte de Calixto Huanacu Aguilar, la décima víctima del operativo militar-policial realizado el 19 de noviembre en la zona de Senkata, y anunció que la próxima semana un equipo de peritos realizará una inspección técnica ocular en ese sector para averiguar cómo sucedieron los hechos e identificar a los involucrados en las muertes.

“Ayer falleció esta persona, tenía una herida en la cabeza y hoy se le realizará la autopsia de ley. Ya estamos preparando para la próxima semana una inspección técnico ocular para averiguar cómo sucedieron los hechos. No tenemos la fecha exacta, pero sí será la próxima semana”, indicó a los periodistas.

La autoridad dijo que por la gravedad y la cantidad de personas, policías y militares que estuvieron ese día en el lugar de los hechos, será una investigación compleja, por lo que la investigación será “bastante particular”.

El martes 19 de noviembre, el Gobierno desplegó un operativo conjunto entre militares y policías para despejar los bloqueos en la zona de Senkata para habilitar el paso de cisternas y camiones con combustibles y reabastecer a las ciudades de El Alto y La Paz.

Sin embargo, algunos ciudadanos trataron de impedir el paso de los motorizados y además intentaron tomar la Planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. Ante esa situación, se produjeron enfrentamientos entre las fuerzas del orden y civiles.

El Ministerio de Defensa afirmó que ningún militar “utilizó ni un solo cartucho” de sus armas. En tanto que la Fiscalía “evidenció que la mayoría de los fallecidos recibieron impactos con armas calibre 22”, que no son de uso oficial de la Policía ni de las Fuerzas Armadas, dijo Alave.

No obstante, el Fiscal Departamental adelantó que si durante la inspección se encuentran indicios de que las fuerzas del orden hicieron uso de sus armas de fuego, no se descarta citar a declarar a policías y militares con fines investigativos.