La exautoridad policial obedecía a Arturo Murillo. (Foto: Archivo)

• Redacción Central /

Luego de cumplir con las notificaciones por edicto con imputación formal, el Juzgado Primero Anticorrupción de La Paz declaró rebelde al excoronel de la Policía Iván Rojas y emitió una orden de aprehensión en su contra.

La Fiscalía investiga al exdirector nacional de la fuerza anticrimen debido a que, según el fiscal Johan Muñoz, influenció en fiscales y policías, con el patrocinio del entonces ministro de Gobierno Arturo Murillo, hoy prófugo de la justicia boliviana, en casos denominados esenciales.

“Son el caso de la Notaría, la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (UELICN) y las redes ATB y PAT”, detalló Muñoz.

Añadió que, en todos esos casos, Rojas hizo de investigador y emitió informes, órdenes a fiscales, cambió investigadores, aprobó mandamientos de aprehensión y allanó inmuebles sin órdenes.

“Por esas razones ha sido imputado por los delitos de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias”, detalló a los periodistas.

Rojas recibía órdenes de Arturo Murillo para atacar a personas que estaban en contra del régimen de facto de Jeanine Añez y de manera personal participó en la detención y encarcelamiento de Patricia Hermosa, actual directora del Servicio de Identificación Personal (Segip) y en el robo y destrucción de la libreta militar de Evo Morales.

Algunos casos

En los casos de ATB y PAT estuvo relacionado con las presiones para la venta de las acciones y exigencias de dinero, mientras que en el tema de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) incluso amenazó a su director al enterarse de que era investigado por el movimiento irregular de Bs 6 millones en su cuenta personal y la de su esposa.

linkedin