WhatsApp Image 2019-12-18 at 19

 

Bolivia Digital

El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, informó hoy que, mediante la Policía Boliviana, se solicitará la cooperación de Interpol para ejecutar la orden de aprehensión del expresidente Evo Morales, quien se encuentra como refugiado político en Argentina.

La autoridad dijo que también se solicitará la cooperación de la Cancillería de Bolivia para viabilizar cualquier trámite que sea necesario en el vecino país.

Aclaró que no corresponden un juicio de responsabilidades o juicio de privilegio contra Morales porque estos procesos se activan en contra de las acciones que lleva adelante un Presidente o Vicepresidente en el ejercicio de sus funciones.

“La orden de aprehensión para Morales es a partir de las llamadas que habría sostenido (con Faustino Yucra) después de dejar la función, por lo tanto es un juicio ordinario y no es un juicio de privilegio, ya que las acciones investigadas ocurrieron cuando él ya no era Presidente”, explicó Lanchipa.

La pesquisa contra Morales es por el denominado caso audio, en el que presuntamente se escucha hablar al exmandatario con Yucra y le pide que intensifiquen los bloqueos en el país para “matar de hambre a las ciudades”.

El Fiscal General detalló que, según los informes técnicos del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas (IITCUP) con base en la triangulación georeferencial de llamadas, revela que “el 17 de noviembre se realizó una llamada entre el señor Morales y Yucra, que son titulares de los teléfonos”.

Evo Morales es investigado por la presunta comisión de los delitos de terrorismo, sedición y financiamiento al terrorismo.

Triangulación de llamadas

El fiscal Jimmy Almanza confirmó que el número 72003266, activado el 31 de mayo del 2005 y que corresponde a Evo Morales, realizó una llamada al número de Faustino Yucra.

“Otro informe pericial de geolocalización establece que se hizo llamadas desde la línea 71024068 a nombre de Yucra, desde la ciudad de Santa Cruz, a números de México como el 525515081072 en dos oportunidades: el 12 y 14 de noviembre, cada una de 3 minutos y 46 segundos aproximadamente”, informó Almanza.

Por su parte, Morales dijo a medios argentinos que «no le teme a su detención».