La infraestructura del Ministerio de Economía, en La Paz. (Foto: Archivo)

• Frank Ibañez/

Fitch Ratings mantiene la calificación de riesgo país para Bolivia en ‘B’, con perspectiva estable. Obtiene esa nota por segundo año consecutivo en un entorno externo de incertidumbre y con posibilidad de recesión.

El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas informó que la calificadora de riesgo Fitch Ratings destacó la administración favorable del país de la deuda pública contratada con organismos multilaterales, en su mayoría, en términos concesionales

“La relevancia de la operación de manejo de pasivos en mercados internacionales aplicada en marzo de la presente gestión permitió mejorar el perfil de los vencimientos”, señala esa cartera de Estado.

De acuerdo con el informe de Fitch Ratings, se prevé que el déficit se reduzca aún más, por debajo de la proyección oficial del 8,5%, estimada por el Gobierno.

El Ministerio de Economía informó que, para materializar esta meta, el Gobierno implementa un uso eficiente del gasto en la administración pública y trabaja en el incremento del ingreso por recaudación impositiva.

Se continuará dinamizando la economía mediante la inversión pública y las transferencias condicionadas en efectivo a los sectores más vulnerables (Bono Juancito Pinto, Bono Juana Azurduy, Renta Dignidad, entre otros).

El reporte de la calificadora reconoce que Bolivia cuenta con niveles de inflación menores en comparación con países de la región.

Además señala que el apoyo al crecimiento del crédito que se ha recuperado hasta 8% interanual, a julio de 2022, debido a que el Banco Central de Bolivia (BCB) mantiene una postura de política monetaria expansiva a través de sus programas de respaldo a la liquidez y bajas tasas de interés.

Con relación a la balanza comercial, se registra un superávit a julio de 2022 cuando las exportaciones alcanzaron a $us 8.223 millones por el incremento de la participación de productos no tradicionales de los cuales el 50% corresponde a la industria manufacturera y 21% a la venta de hidrocarburos, lo que refleja una menor dependencia del sector

de hidrocarburos.

Si bien el reporte de Fitch señala que las reservas internacionales netas se encuentran bajo presión, corresponde aclarar —señala el Ministerio de Economía— que éstas se han estabilizado en comparación de años previos; el nivel de las reservas internacionales se sitúa en $us 4.312 millones, al 12 de septiembre de 2022, que supera en meses de importación y cobertura de la deuda externa de corto plazo a los parámetros aceptados internacionalmente.