• Romina Montoya

“Creo que definitivamente se debe hacer justicia, se debe encontrar a los culpables”, es el pedido del excandidato uninominal por el Movimiento Al Socialismo (MAS) de la Circunscripción 33 Javier Flores, quien fue víctima de discriminación y sufrió un atentado con dinamita en su casa, en Potosí, durante el golpe de Estado de 2019.

“Hay gente que ha muerto, hay gente que ha dejado en la orfandad a hijos, hay esposas que han muerto, hay esposos que han fallecido, hay hijos huérfanos, y esa gente tiene que tener justicia”, señaló.

En el programa Somos Democracia, que se difunde por Bolivia TV, en una alianza de la red de medios estatales desde Potosí, el entrevistado manifestó que hechos como el golpe de Estado no deben repetirse porque los autores de la ruptura constitucional actuaron por odio y por rencores con un saldo de 37 muertos, entre ellos 27 impactados por balas.

En su caso, Flores recordó que el atentado con dinamita en su casa se registró cerca de las 04.00 del 14 de octubre de 2019. El hecho fue perpetrado por dos personas encapuchadas que se transportaban en una motocicleta.

Indicó que en una segunda oportunidad lanzaron piedras a su domicilio, generando miedo y temor en su hija y su esposa.

“No entendía si el pensar diferente, si el pensar tal vez no como el Comité Cívico de ese tiempo, no sé, algo que dolió a algunas personas, no al pueblo potosino, originó este atentado que me parece altamente detestable”, agregó.

En el caso de la discriminación, Flores rememoró que fue víctima de insultos que eran difundidos de manera pública por el expresidente del Comité Cívico Potosinista Marco Pumari, porque era contestatario a la gestión cívica y hasta pidió la transparencia en el uso de cuotas para movilizaciones.

“El señor Pumari, en la asamblea, instruyó botar en contra del ‘p’ajla’ (calvo), como él me denominada en esas sus asambleas, en esos sus cabildos, porque creo que era demasiada fuerte la animadversión entre las personas y Javier Flores”, sostuvo.

Finalmente, el excandidato relató, además, que una postulante a diputada por el MAS fue también víctima de violencia, además de que el hermano del presidente de la Cámara Baja, Víctor Borda, fue golpeado y obligado a caminar desnudo, entre otros casos.

LinkedIn