La canciller Karen Longaric brinda declaraciones a la prensa. Foto APG Noticias Archivo

Fernando del Carpio

El campamento Tata Santiago, de Pisiga, cerca de la frontera con Chile, cumple hoy y mañana un protocolo de fumigación y desinfección para recibir el lunes y martes a 400 bolivianos que llegarán de Iquique y completarán la cuarentena durante siete días antes de ser trasladados a sus ciudades de origen.

El ministro de Justicia, Álvaro Coímbra, informó anoche en el programa Que no me pierda, de la Red Uno, que se cumple esa tarea después de que los primeros 439 compatriotas que ocuparon el campamento terminaron la cuarentena y en 10 buses son trasladados a sus departamentos.

Coímbra resaltó que el Gobierno hizo un enorme esfuerzo este último mes para instalar un campamento en la zona de Pisiga, con el fin de que los bolivianos que retornan de Chile cumplan la cuarentena.

«El Gobierno ha dispuesto 30 millones de bolivianos como un presupuesto para instalar campamentos en las fronteras, donde se tiene previsto que ingresen compatriotas, donde se llevará el protocolo de ingreso, es decir la cuarentena, para luego ser trasladados a sus distritos de origen», aseveró.

En Iquique, un segundo grupo de 380 bolivianos completará los 14 días de cuarentena, y en esa misma ciudad chilena, según la canciller Karen Longaric, se encuentra otro grupo de más de 300 connacionales, y en Antofagasta otros 420 bolivianos que desean regresar al país, y lo harán con todas las medidas de seguridad con el fin de evitar contagios de la COVID-19.