El ex vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera. (Foto: ABI)

ABI y BOLIVIA

El ex vicepresidente Álvaro García Linera condenó ayer al gobierno de facto de Jeanine Añez y del exministro de Gobierno Arturo Murillo por haber aplicado durante su régimen un plan de investigación y persecución en contra de 592 personas, entre ellas su hija de tres años.

“Estos eran los métodos nazi-fascistas de Añez y Murillo. Hasta una niña de tres años era considerada una sediciosa y peligrosa comunista”, señala parte de un mensaje escrito en su cuenta de Facebook.

El martes, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, reveló que Añez mandó investigar a 592 personas, vulnerando privacidad de la gente. En la lista se encuentran políticos, exautoridades, intelectuales, entre otros.

Denunció que el Servicio General de Identificación Personal (Segip) entregó, de manera irregular, los prontuarios al Viceministerio de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción para imponer ese plan de investigación.

“Lo terrible es que Carlos Mesa, Tuto Quiroga, W. Albarracín, Página 7 y centenares de golpistas de apellidos notables hayan defendido, protegido, justificado y alentado esta barbarie”, señaló García Linera.

El ministro Del Castillo señaló que el reglamento del Registro Único de Identificación Personal, en su artículo 61, establece que no se podrá entregar ningún documento original del archivo ni manipularlo fuera de las oficinas del Segip. Y los servidores públicos de esta entidad están prohibidos de extender fotocopias simples, autenticadas o legalizadas de tarjetas de identificación personal, históricas o digitales.

“Pese a que existía esta restricción, el anterior director del Segip, el señor Mauricio Gustavo Fernández, ha remitido las 592 tarjetas prontuarias al ex Viceministro de Transparencia (Guido Melgar)”, dijo.